Antiguas ciudades africanas destruidas por los Europeos: Tombuctú

¿Sabías que en el siglo XIV la ciudad de Tombuctú en el África Occidental era cinco veces más grande que la ciudad de Londres, y fue la ciudad más rica del mundo?
Hoy, Tombuctú es 236 veces menor que la de Londres. No tiene nada de una ciudad moderna. Su población es dos veces menos que hace 5 siglos, empobrecida con mendigos y sucios vendedores ambulantes. La ciudad en sí es incapaz de conservar sus monumentos en ruinas del pasado y sus archivos.

Volviendo al siglo XIV, los 3 lugares más ricos de la tierra fueron China, Irán / Irak, y el imperio de Malí en África Occidental. De estos 3 el único que todavía era independiente y próspero fue el Imperio de Malí. China y todo el Medio Oriente fueron conquistados por las tropas mongoles de Gengis Khan que asolaron, saquearon, y violaros los lugares.
El hombre más rico en la historia de la Humanidad, Mansa Musa, fue el emperador del Imperio de Malí en el siglo XIV que abarcaba lo que hoy en día Malí, Senegal, Gambia y Guinea.

En el momento de su muerte en 1331, Mansa Musa valía el equivalente a 400 mil millones de dólares. En ese momento el imperio de Malí producía más de la mitad del suministro mundial de sal y oro.

Cuando Mansa Musa fue en peregrinación a La Meca en 1324, llevó tanto oro, y lo gastaron tan generosamente que el precio del oro cayó por diez años. Lo acompañaron 60.000 personas.

tombuctu-s.XIV-mapa-atlas
Representaciones de la ciudad de Tombuctú, en el siglo XIX.

Él fundó la biblioteca de Tombuctú, y los famosos manuscritos de Tombuctú que abarcan todas las áreas de conocimiento del mundo fueron escritos durante su reinado.
Los testigos de la grandeza del imperio de Malí llegaron de todas partes del mundo. “Sergio Domian, un erudito italiano en arte y arquitectura, escribió lo siguiente acerca de este período: ‘Así se sentaron las bases de una civilización urbana. En el apogeo de su poder, Malí tenía al menos 400 ciudades, y el interior del Delta del Níger estaba muy densamente poblada”.
La ciudad maliense de Tombuctú tenía una población en el siglo XIV de 115.000 habitantes – 5 veces más grande que el Londres medieval.
El National Geographic describió recientemente Tombuctú como el París del mundo medieval, a causa de su cultura intelectual. Según el profesor Henry Louis Gates, 25.000 estudiantes universitarios estudiaron allí.

“Muchas antiguas familias del África Occidental poseen colecciones de las bibliotecas privadas que se remontan a cientos de años. Las ciudades mauritanas de Chinguetti y Oudane tienen un total de 3.450 libros medievales escritos a mano. Puede que haya otros 6.000 libros aún que se conservan en la otra ciudad de Walata. Algunos se remontan al siglo VIII antes de nuestra era. Hay unos 11.000 libros en colecciones privadas en Níger.
Finalmente, en Tombuctú, Mali hay cerca de cerca de 700.000 libros sobrevivientes. Están escritos en Mande, Suqi, Fulani, Tombuctú y Sudani. El contenido de los manuscritos incluye matemáticas, medicina, poesía, leyes y astronomía. Esta obra fue la primera enciclopedia en el siglo XIV antes de que los europeos tuvieran la misma idea más adelante en el siglo XVIII, 4 siglos después.

Una colección de mil seiscientos libros fue considerada una pequeña biblioteca para un estudioso de África Occidental del siglo XVI. El profesor Ahmed Baba de Tombuctú se sabe que consideraba que él tenía la biblioteca más pequeña de todos de sus amigos; y sólo tenía 1.600 volúmenes.

En cuanto a estos viejos manuscritos, Michael Palin, en su serie de televisión Sahara, dijo que el imán de Tombuctú “tiene una colección de textos científicos que muestran claramente los planetas que circundan al sol. Su origen se remonta a cientos de años. . . Hay evidencias convincentes de que los eruditos de Tombuctú sabían mucho más que sus contrapartes en Europa. En el siglo XV en Tombuctú los matemáticos sabían acerca de la rotación de los planetas, conocían los detalles de los eclipses, sabían cosas que tuvimos que esperar de 150 a casi 200 años para conocerlas en Europa cuando Galileo y Copérnico llegaron a esos mismos cálculos a pesar de ser tiempos muy difíciles para ello.

La antigua capital maliense de Niani tenía un edificio del siglo XIV llamado la Sala de Audiencia. Estaba coronado por una cúpula, adornado con arabescos de colores llamativos. Las ventanas del piso superior estaban chapadas con madera y enmarcadas en plata; las de la planta baja estaban también chapadas con madera y enmarcadas en oro.
Los marineros malienses llegaron a América en el 1311 de nuestra era, 181 años antes que Colón. Un erudito egipcio, Ibn Al-Fadl Umari, publicó este dato en algún momento alrededor de 1342. En el décimo capítulo de su libro, hay un relato de dos grandes travesías marítimas ordenadas por el predecesor de Mansa Musa, un rey que heredó el trono maliense en 1312. Este rey navegante no es nombrado por Al-Umari, pero los escritores modernos lo identifican como Mansa Abubakari II.(Extracto del libro de Robin Walker “Cuando gobernábamos’)

Todos estos acontecimientos sucedían en mismo período en que Europa como continente se sumió en la Edad Oscura, devastado por la peste y el hambre, con su gente aniquilándose unos a otros por razones religiosas y étnicas.
Juntos algunas representaciones de la ciudad de Tombuctú, en el siglo XIX.

Por: Mawuna Remarque KOUTONIN
November 1st, 2014 at 5:33 pm.
http://historiadeafrica.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here