Antiguo Egipto: El mestizaje nació como resultado de la agresión de los Hicsos (parte 2)

TOMBE-RAM3Los prisioneros eran tratados como hombres libres lo que facilitó en gran medida su integración en todas las esferas de la vida egipcia. Esta indulgencia hacia sus prisioneros se explica por el universo espiritual que rige la vida de los egipcios. En efecto, no existió durante este período el sacrificio humano en Egipto, pues animales o estatuillas eran sacrificados a los dioses y sus prisioneros ofrecidos vivos.

Serge Sauneron nos dice en el “Diccionario de la Civilización Egipcia” que

“no se expone la vida humana, incluso ni para entretener a un monarca; si los ritos religiosos exigían la masacre de seres tifonienses , los enemigos del país asociados al dios Seth, el milagro de Aulis se reproducía en cada sacrificio, y sólo los animales (o estatuillas) aparecían en los altares . Así, Egipto parece no haber conocido los sacrificios humanos”.

Los dioses egipcios son benefactores. Su protección va de la mano con el respeto a la vida humana.

Innumerables himnos para el demiurgo lo atestiguan. Himno a la diosa Maat:

Tú eres esa justicia, que apareció en la Tierra Divina Oh! Muerte, que Osiris ha traído a Horus, que ha establecido en él, para hacerle testimonio con su voz, que sólo es la voz en contra sus enemigos…

Himno al dios Amón: ” Te saludo Amón-Ra , el primogénito , el Señor de la Eternidad , el único que da a luz a los dioses, a los hombres, a las cosas, maestro de la forma de la vida… “

Himno a Osiris : “Te saludo, Osiris, hijo de Nut, señor de los cuernos, quien alza la corona ‘atef’, a quien se dio la corona blanca con alegría en presencia de la eneada divina, aquél que creó Atum su respeto en el corazón de los hombres, los dioses, los espíritus y los muertos (as) … “

Osiris es el símbolo de la Verdad, la Justicia y la Luz, porque recibió la doble corona (llamada Ureret es decir, la que representa la unión del sur y norte) del cielo en presencia del Señor supremo después de la creación del mundo, delante de él se presenta el difunto que debe justificar y demostrar su inocencia. Después de la vida terrenal, el alma debe entrar en la habitación de la verdad y separar al hombre de sus pecados  para que él vea los que los dioses hacen, el alma conoce el nombre del gran dios, el señor de la verdad y la los 42 jueces del tribunal de OSIRIS.

“Vengo a ti, señor de la tierra sagrada, Osiris, soberano de Abydos. He sido justo en la tierra. He hecho justicia, y exento de culpa he sido glorificado en el cielo, poderoso en la tierra,  reconocido como el Señor del Duat. Que mi BA salga para ir al lugar que quiera, siendo yo mismo como los dioses que te siguen”.

Todos estos valiosos  elementos constituían la vida, el universo egipcio influenciaba en gran medida las acciones de estos últimos. Incluso Seth, como la gran mayoría de dioses egipcios encuentra su origen en Nubia. Si se representa como la personificación del mal, este no fue el caso siempre, porque Seth es uno de los dos dioses de Nagada, que se asoció con el poder de los primeros reyes. Estos últimos representaban a Seth en la tierra. Las Reinas de la primera dinastía fueron llamadas “las que vieron a Horus y a Seth.”

Los frescos muestran al faraón en su coronación rodeado  por los dioses Horus y Seth mostrando el equilibrio que surge entre el bien y el mal y la presencia necesaria de éste último. Seth cayó en desuso con el pueblo egipcio del Imperio Nuevo, cuando se convierte en el Dios adorado por los Desherious,  los invasores (rojos) de Egipto (por ejemplo, los hicsos lo adoraban bajo el nombre de Sutekh) y mata por venganza a su hermano, el dios bueno Osiris.

Esto demuestra bien que los egipcios podrían infligir el mismo trato que los demás pueblos reservaban a los prisioneros, pero este acto de barbarie era contrario a su concepción y su respeto por el ser humano. De ahí el deseo de asimilar a los presos en el imperio egipcio y aprovechar sus conocimientos. Esta opción permitió crear un vasto imperio y anular los numerosos ataques de los “Pueblos del Mar”.

Desde el punto de vista económico, esta elección era también ventajosa pues esta abundante mano de obra participaba en la prosperidad del país, numerosos bienes llegaban de todas partes del imperio para llenar los almacenes para el deleite de los egipcios. La distribución de un gran número de presos en los templos facilitó la relación entre el faraón y los sacerdotes. Bajo el reinado de Ramsés III había en los templos de Menfis 3.079 prisioneros, 86.436 en los de Tebas y 12.364 en Heliópolis.

Si todo parecía perfecto en el imperio a largo plazo, esto facilitó el desarrollo del mestizaje desde las más altas esferas del Estado hasta las familias más pobres. Los egipcios presentes en los regimientos o como administradores de los países conquistados también se mezclaron con la población nativa. Después de muchos matrimonios mixtos, la población egipcia cambiaría, aclarando su piel y refinando sus rasgos.

No hay que olvidar que todas las ciencias africanas antiguas (los monumentos, las matemáticas, la arquitectura , la medicina , la escritura … ) son el fruto de los reyes del período de los Semshou Hor (después de Horus) que venían del sur profundo, llamada dinastía cero por los occidentales.

Si bien es cierto que el pueblo egipcio en este período tendió hacia el mestizaje, su color de su piel no estaba conectado en modo alguno con la de los pueblos leucodermos, su fenotipo no había cambiado (ver tabla de razas en la tumba de Ramsés III), y está más cerca del mestizaje antillano que Cheikh Anta Diop define como una mestizaje Fulani: “el abuelo de Ramsés II, Ramsés I, fue un oficial de carros descendiente de militares extranjeros del Delta (.. ..)  designado por Horemheb para sucederle en el trono de Egipto. Su hijo Seti I, tubo que casarse con una princesa de sangre real para legitimar su poder, y para que el pueblo lo aceptara, asoció muy pronto al poder a Ramses II , el cual encarnaba la legitimidad por parte de su madre. Seti I y Ramsés II representan oficialmente este tipo de Fulani “.

Los descendientes de los prisioneros pronto se convertían en soldados, instalados en el Delta tomaban el relevo después de sus padres hasta el punto de que el ejército egipcio no contaba más que con ellos en sus filas. Antiguos prisioneros y sus congéneres libres formaban comunidades sin que ello instara en absoluto a los egipcios, tal y como lo dice en su libro Claire Lalouette ” El imperio de Ramsés “: ” Así, alrededor de Karnak, desde Tutmosis III  vivían las colonias sirias; los comerciantes de mismo origen llegaron a establecerse entre ellos. Cerca del templo de Amenhotep III en Luxor , un distrito sirio se había instalado bajo la autoridad del hijo de un príncipe que había regresado de Siria. En las canteras de Tura, en la orilla derecha del Nilo, frente a Memphis, trabajaban aún los Hicsos. Los Fenicios fueron empleados para  construir el gran templo de Ptah en Memphis ; también trabajaban en los astilleros de la gran ciudad. Los hebreos, al este del Delta, en la región de Tanis , fabricaban ladrillos necesarios para la construcción, especialmente para la ciudad de Per- Ramsés. Algunos llegados con los invasores hicsos, se establecieron probablemente allí durante varios siglos, 430 años, según el libro del Éxodo”.

Esta nueva y poderosa organización creará muchas colonias en Egipto, levantará varias revueltas y disturbios y cambiará el nombre de sus ciudades con nombres tomados de su país de origen (por Troion frigios, Babilonia para los arameos). Los libios finalmente tomaron el poder en Egipto y Sheshonp I (fundador de la dinastía XXII) ascendió al trono de Egipto. Los egipcios, que habían querido protegerse después de las invasiones de los hicsos, habían dejado una vez más que los extranjeros gobernaran Egipto. Su idea de un mundo a la imagen de Egipto había fracasado.

Esta decadencia de Egipto será detenida por el faraón nubio Piankhy cuando Osorkon (usurpador libio) trató de imponer a su hijo Sheshonp I como sacerdote de Amón en Tebas. Los sacerdotes de Tebas defensores de la tradición nacional, encuentran refugio en Nubia en el rey, lo que demuestra la estrecha relación que existía entre Egipto y el sur, la cuna de los antepasados ​​de su raza.

Los Nubios honrados por el Dios Amón tuvieron que liberar Egipto (país hermano) de sus invasores. La presencia de estos reyes siempre fue apreciada por el pueblo egipcio a sabiendas de que eso significaba un retorno a los valores religiosos, morales y políticos.
En 730 Piânkhy, entonces el primer rey de la dinastía Kushita, conquista y reunifica todo Egipto. Comienza sometiendo al Bajo Egipto y deshaciéndose de todos los invasores extranjeros. El norte de Egipto gobernado por Tefnakht (el padre de Bocchoris de Sais, otro usurpador del trono de Egipto) no tardará en someterse. Piânkhy se encuentra después con Pelisis de Atribis y Akanos de Sebennytos (dos feudales extranjeros que se negaron a unirse a la coalición llevada a cabo por Tefnakht ) el apoyo necesario para la reunificación de Egipto. El rey Nubio entró triunfante en la ciudad de Heliópolis, donde fue entronizado de acuerdo con los ritos de consagración, como faraón del Alto y Bajo Egipto. Con su llegada al trono, Egipto comienza la XXV dinastía.

Se podría concluir diciendo que los egipcios fueron capturados por exceso de confianza en el ser humano. El mestizaje no fue capaz de apaciguar el deseo de venganza que alimentaron otros pueblos contra los egipcios, la afluencia de prisioneros asiáticos precipitó la caída de Egipto, pero no cambió la apariencia de los egipcios que todavía se definen como negros, tal y como nos dijo Aboubacry Moussa Lam en su libro ” El origen Egipcio de los Fulani “:

” los antiguos egipcios asimilaron sin duda, tanto cultural como biológicamente a los pueblos  leucodermos. Pero esta asimilación no modificó fundamentalmente su fenotipo, por lo menos durante el Imperio Nuevo. La tabla de razas de la tumba de Ramsés III no deja ninguna duda al respecto. Además el nombre que los egipcios siempre se han dado es el mismo: siempre es el término KMT el que encontramos en los textos. Sin embargo, el número de egipcios de piel más clara ha aumentado significativamente. Y en función del grado de mestizaje con las poblaciones asiáticas, encontramos todos los tonos de piel, exactamente como en los Fulani de hoy  y la población del Caribe.”

(….parte 1)

@nedobandam.com

Fuentes:
http://www.shenoc.com/
Claire Lalouette, l’Empire des Ramsès et Textes sacrés et textes profanes de l’Ancienne Egypte –Cheikh Anta Diop, Antériorité des civilisations nègres;
Aboubacry Moussa Lam, de l’Origine Egyptienne des Peuls;
J. Yototte, Aménophis, Dictionnaire de la civilisation égyptienne.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here