Cheikh Anta Diop quería una África unida y federada

El nombre de Cheikh Anta Diop permanecerá para siempre ligado a la obra del historiador y, especialmente al egiptólogo.

Cheikh_Anta_Diop
Cheikh Anta Diop durante una campaña electoral en Senegal

Sin embargo, el eminente investigador Senegalés no se contentó sólo con explorar el pasado para restablecer con sus pruebas correspondientes el papel desempeñado a través de la antigua civilización egipcia de los pueblos negros de África en la constitución del patrimonio común de la humanidad. Al devolver su memoria a los africanos, deliberadamente enterrada bajo la obra falsificada de los que, por razones políticas, necesitaban “lavar” totalmente la civilización faraónica, el profesor Cheikh Anta Diop también nos dio motivos para creer y esperanza para nuestro futuro y nuestro destino. Y es a través de las ideas, las creencias, las propuestas políticas esbozadas implícitas en todos sus libros, y más especialmente “En las bases económicas y culturales de un Estado Federal del África negra.”

Igual que el ghanés Kwame Nkrumah, catorce años mayor que él, el autor de Naciones Negras y Cultura no esperó la llegada de la independencia para convertirse a esta idea. Mientras era estudiante en Francia, hizo campaña activa a favor de esta tesis a finales de los años cuarenta. Y se unió al movimiento estudiantil de la RDA (Agrupación Democrática Africana, fundada y dirigida por Félix Houphouët-Boigny), debido a la tenaz resistencia y las impetuosas luchas que este movimiento organizaba, al menos en su principio, contra el sistema colonial. Pero no pasó mucho tiempo en desvincularse del mismo cuando, en nombre del “realismo”, los líderes de la RDA rechazaron la idea de la independencia a favor de una “comunidad franco-africana, libre e igualitaria.”

 “Noción  histórica obsoleta”

A principios de los años cincuenta, mientras que los líderes políticos africanos de la RDA, de la SFIO (Sección Francesa de la Internacional Obrera) o los Independientes del otro lado del mar afirmaban que “la independencia nacional es una noción histórica obsoleta”, Cheikh Anta Diop la reclamó sin rodeos para todo el continente africano. Y podemos imaginar el shock, por no mencionar el escándalo que provocó la idea en los círculos políticos de la época.

Sin pasado, sin cultura, sin una civilización distinta a la que proporcionaba Francia en su magnanimidad, según se decía en aquellos entornos, los africanos no podían aspirar a un futuro diferente a aquel que le asociaba con la metrópolis. Ocurría igual con los vietnamitas, marroquíes, tunecinos, argelinos que reclamaban su independencia a gritos y a veces con armas en la mano. Todos estos pueblos en un momento u otro, pertenecieron a brillantes civilizaciones. Nadie ni de derechas ni de izquierdas, incluyendo a la Izquierda comunista, se atrevió a cuestionar la pseudo-verdad.

Es en este contexto histórico que estalla la bomba de Cheikh Anta Diop en ingredientes hábilmente ordenados con Naciones Negras y Cultura, antes de ser desarrollados en sus obras posteriores.

El investigador senegalés no sólo optó por la independencia total e inmediata del África negra sino que, igual que el presidente Kwame Nkrumah, defendió que se hiciera en el marco de un estado federal a escala continental. Más exactamente, un Estado que se extendiera desde el Trópico de Cáncer, es decir, en medio del Sahara, en el norte, hasta el Cabo de Buena Esperanza, al sur; del Océano Índico, al este, con el Océano Atlántico al oeste.

Dedicó una profunda e incondicional hostilidad a los Estados africanos constituidos dentro de las fronteras heredadas del sistema colonial. Porque la sud-americanización de África, profetizó, conduciría necesariamente a una “proliferación de los pequeños Estados dictatoriales y sin vínculos, aquejados de una debilidad crónica, gobernados por el terror al uso de una policía excesivamente desarrollada, pero bajo la dominación económica del extranjero que tiraba de las riendas a partir de una simple embajada “.

Lo Utopico” y “lo real”

La tesis de Cheikh Anta Diop fue sostenida con pasión y talento por el padre de la independencia de Ghana en la cumbre constitutiva de la Organización de la Unidad Africana (OUA) en mayo de 1963, en Addis Abeba. Pero fue considerada como “utópica” por los “realistas” y los “moderados” que hicieron del respeto de las fronteras heredadas  de la colonización la piedra angular de la OUA. Esta institucionalización de la herencia colonial, sin duda evitó  muchos conflictos entre pueblos de Estados vecinos poblados por etnias instaladas a cada lado de las fronteras. Y conocemos bien las  guerras que opusieron algunos Estados del norte de África, del Oeste o del Cuerno …

Lo que es seguro es que los temores del científico senegalés – el debilitamiento de África debido a la proliferación de estados microscópicos dedicados a la dictadura y la ineficacia política y económica – ya no estaban bajo la pesadilla de un intelectual angustiado, sino de la realidad. África en la actualidad parece un tullido que se apoya en  muletas fabricadas en el extranjero, que sufre de hambre, de enfermedades, de ignorancia, y con explosión demográfica. Y en la que la comunidad internacional, que obviamente no es del todo ajena a estos problemas, mira con horror, desprecio o condescendencia.

Es precisamente eso, como patriota preocupado por la dignidad del África Negra (la única víctima de la esclavitud moderna, dijo), lo que Cheikh Anta Diop quería evitar. Para él, no hay duda de que nuestro continente tiene todas las cualidades necesarias para convertirse en una gran potencia. El gobierno federal debe ser el vector para la base de “nuestra unidad histórica, mental, económica y geográfica.”

Aborto Cultural”

Y para mejorar nuestra unidad nacional, basada en una base cultural autóctona moderna, dijo, “hay que reconstruir nuestra unidad lingüística eligiendo una lengua africana apropiada”, la cual elevaremos al nivel de un idioma moderno cultural. Para el historiador senegalés, no se trata de la adopción de un idioma extranjero (Inglés o Francés), sino como una lengua de comunicación internacional. Porque, dijo, “la unidad lingüística sobre la base de una lengua extranjera, en cualquier ángulo que se mire, es un aborto cultural. Culminaría definitivamente en la muerte de la auténtica cultura nacional, sería el fin de nuestra vida espiritual e intelectual profunda, para reducirnos al papel de eternos imitadores, habiendo fracasado en su misión histórica en este mundo.

Por tanto, es comprensible que los conceptos de “Commonwealth”, de “Comunidad Francófona” o de “Euráfrica” no representen a sus ojos más que falsas organizaciones, de ideas sin futuro,  o formas de sometimiento político. Lo que se necesita, dijo con convicción, es “sin duda hacer cambiar al África negra en la cuesta de su destino federal.” Y en un continente donde reina una gran vida demográfica (según él la esclavitud fue responsable de 100 a 200 millones de muertos y deportados), el Estado federal, que él mismo se denomina visionario, tiene “el deber imperioso de aplicar una política sistemática de re-poblamiento lo antes posible.”

 

No puede haber duda en la mente del autor de las Naciones Negras y Cultura, de la existencia de un África despoblada, como es actualmente el caso, que sirve de “futuro vertedero humano de la abundancia del mundo”. Cheikh Anta Diop no creía en las teorías  Malthusienses que defienden la planificación familiar y la reducción de los nacimientos, y considera que África tiene suficientes recursos naturales como para alimentar a cientos de millones de personas: recursos agrícolas, mineros, energéticos, etc . “La África Occidental Federada tiene, afirma, un potencial económico superior al de Francia e Inglaterra juntos.”

Reconocer el potencial Africano

Por supuesto, admite, se plantea el problema del reconocimiento del potencial. Esto implica que se resuelvan, entre otros, la ecuación de las administraciones y la inversión. Pero, dice, “son solo los responsables  políticos que no están a la altura de estos problemas los que en el fondo nunca han reflexionado seriamente, los que tienen miedo de cumplir la ley que consideran como una retirada económica”.

Estas son las ideas  fundamentales de Cheikh Anta Diop en materia  política. Y no podemos culparle por no haber tratado de ponerlas en práctica, porque, lejos de encerrarse en su  torre de marfil del laboratorio del IFAN en Dakar, en realidad tocó de pies a tierra para crear sucesivamente tres partidos políticos : el bloque de las masas  senegalesas , el Frente Nacional senegalés y, más recientemente , la Agrupación Nacional Democrática. Pero las masas senegaleses no persistieron.

Sin embargo, sí lo hicieron sus ideas, sembradas hace  una treintena de años, madurando cada día un poco más en las mentes de las jóvenes generaciones africanas. Y  tarde  o  temprano, se cosechará  un África menos enajenada y mejor preparada política y psicológicamente. Por el bienestar material y espiritual de sus hijos, por  la magnitud de un continente  largo tiempo pisoteado y humillado. Es entonces, y sólo entonces, cuando el alma de Cheikh Anta Diop descansará en paz. El que ha dedicado su vida a la rehabilitación y al rearme moral del hombre negro .

Leer el artículo en Jeuneafrique.com : Sénégal | Cheikh Anta Diop voulait une Afrique unie et fédérée 
Nedobandam.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here