Cinco Naciones que importaron Europeos para blanquear a su población.

Después de que la trata de esclavos transatlántica fuera oficialmente abolida hacia finales del siglo XIX, muchos blancos se sintieron amenazados y temerosos de que los negros libres se convirtieran en un elemento amenazador para la sociedad. Las elites pasaron mucho tiempo reflexionando sobre la mejor manera de resolver el llamado problema Negro. Una solución popular que surgió durante este período fue la ideología del blanqueado racial o “blanqueamiento”.

Los partidarios de la ideología “blanqueadora” creían que si se alentaba a una población blanca “superior” a mezclarse con una población negra “inferior”, los negros avanzarían cultural,  genéticamente o incluso desaparecerían totalmente después de varias generaciones. Algunos creyeron también que una entrada de inmigrantes de Europa era necesaria para llevar a cabo el proceso con éxito.

Aunque ambas ideologías fueron impulsadas por el racismo y la supremacía blanca, el blanqueamiento contrastaba con algunos países que optaron por la segregación en lugar del mestizaje y en última instancia, la prohibición de la mezcla de las razas. Esto, sin embargo, fue sólo un medio diferente para el mismo fin, ya que estas naciones también importaron más europeos mientras sacrificaban y oprimían a la población negra.

Aquí mencionamos 5 de las diferentes ciudades que adoptaron una política de blanqueamiento y lo que sucedió como resultado.

Brasil

La ideología blanqueadora de Brasil obtuvo el apoyo de dos creencias científicas racistas que destacaban durante esa época. Una era el Darwinismo Social, que aplicaba la teoría de Darwin de la selección natural a una sociedad o raza, y la otra era el Arianismo, la creencia de que la raza aria “blanca” era superior a todas las demás culturas. Al combinar estas dos ideologías, una parte de la élite del poder brasileño creyó, desde aproximadamente 1880, que la nación podría ser “blanqueada” y, por lo tanto, “mejorada” si los blancos eran alentados a aparearse con los negros.

Para asegurar que Brasil se volviera más blanco, se promulgaron una serie de leyes prohibiendo la inmigración de negros al país. En 1945, el gobierno brasileño promulgó un decreto que favorecía la entrada de inmigrantes europeos en el país: “En la admisión de inmigrantes, se consideraba la necesidad de preservar y desarrollar, en la composición étnica de la población, las características más convenientes de su ascendencia europea.”

Debido a la agenda de mestizaje de Brasil, la piel más clara se valoró más entre los brasileños de herencia africana, y los individuos de piel más oscura buscaron parejas de piel más clara, ya que la forma más segura de obtener movilidad ascendente es poseer una piel más blanca que sus padres.

Cuba

En los albores del siglo XX, los afro-cubanos se unieron con entusiasmo a la lucha por la independencia contra España con la esperanza de construir una nación basada en la democracia racial. Sin embargo, la presencia militar estadounidense en Cuba de 1898 a 1902 y de nuevo de 1906 a 1908 apoyó y defendió a una clase dominante racista, que perseguía políticas que buscaban activamente el “blanqueamiento” de la nación.

Las elites del poder promovieron el matrimonio interracial y el gobierno cubano creó leyes de inmigración que invirtieron más de un millón de dólares para reclutar europeos, en su mayoría españoles, a Cuba para blanquear al Estado y excluir a los negros de todos los aspectos de la vida nacional. También se implementó una prohibición de la inmigración “no blanca”.

A pesar de la inversión masiva en ADN europeo, muchos de los inmigrantes no se quedaron en Cuba y vinieron únicamente para la cosecha de azúcar, regresando a sus hogares al final de las temporadas. Aunque unos 780.000 españoles emigraron entre 1902-1931, sólo 250.000 se quedaron.

A finales de los años veinte, el blanqueamiento como política nacional había fracasado efectivamente. Sin embargo, causó un daño permanente al cambiar la demografía de Cuba y consolidar la marginación social y económica de los afro-cubanos.

Jamaica

Tras la abolición de la esclavitud en Jamaica (1 de agosto de 1834), muchos propietarios de plantaciones temieron una inminente escasez de mano de obra. Al parecer, los recién liberados y bien experimentados africanos de la isla no eran buenos candidatos para el trabajo remunerado.

En consecuencia, los antiguos propietarios de esclavos buscaron nuevas medidas en un esfuerzo por resolver el problema. Una solución fue el establecimiento de un asentamiento europeo por Lord Seaford, entonces propietario del Estado de Montpelier y Shettlewood Pen, ubicados ambos en Westmoreland, en el municipio de St. James. Más de 1.000 alemanes fueron llevados a Jamaica con la promesa de que se les otorgaría vivienda, tierra y empleo.

La migración blanca nunca llegó a ser mucha, porque el mestizaje con la población negra y la migración a los Estados Unidos redujeron gran parte de la población. Además, un siglo de endogamia tuvo un efecto degenerativo en lo que quedaba de la población. Sin embargo, muchos jamaicanos de la ciudad de Seaford y la ciudad alemana en Trelawny llevan características europeas dominantes tales como ojos azules, pelo rubio, pecas y piel blanca, como resultado de las influencias genéticas alemanas.

Sudáfrica

El apartheid fue diseñado para mantener la dominación blanca en Sudáfrica, y las leyes de inmigración asistida implementadas durante el gobierno blanco reflejaron esa ideología. Sin embargo, el trabajo base se estableció mucho antes de que el sistema de apartheid fuera oficialmente puesto en marcha.

En 1820 las autoridades británicas persuadieron a unos 5.000 inmigrantes británicos de clase media a abandonar Gran Bretaña y establecerse en tramos de tierra que estaban siendo violentamente disputados por los zulúes y los bóers. La idea era que se suponía que debían proporcionar una zona neutral, pero el plan fracasó porque en el plazo de tres años, casi la mitad de los colonos se habían retirado a las ciudades en busca del tipo de trabajo que tenían en Gran Bretaña.

A partir de 1870 hubo inmigración a gran escala a Sudáfrica después del descubrimiento de oro y diamantes. En el Transvaal, lugar de los descubrimientos de oro, la población blanca se multiplicó por ocho.

En 1948, mientras la Sudáfrica Europea se enfrentaba a la escasez de alimentos y viviendas, la inflación desenfrenada y el desempleo el gobierno incrementó la inmigración asistida por el estado desde Europa en lo que el primer ministro Smut dijo que era un esfuerzo para asegurar la expansión económica e industrial de Sudáfrica y para asegurar también el mantenimiento de la civilización occidental.

Después de la implementación del programa de inmigración de los regímenes del apartheid, los europeos, principalmente de Gran Bretaña, llegaron a triplicar la tasa como hicieron anteriormente. Mientras tanto, los nativos africanos eran asesinados  expulsados ​​a la fuerza de su tierra, y las leyes de inmigración se utilizaban para arrestar a todos aquellos que eran encontrados en áreas “designadas blancas” durante de más de 72 horas.

Aunque los europeos declararon a Sudáfrica un país del hombre blanco durante el apartheid, los inmigrantes de Taiwán, Corea del Sur y Japón eran considerados blancos honorarios en el país. Se les otorgó los mismos privilegios que los blancos para poder mantener relaciones diplomáticas con sus respectivas naciones.

Australia

Los aborígenes australianos han sido víctimas de la opresión de muchas maneras y por varias razones durante casi 200 años. Su tierra había sido tomada por los colonos europeos, y más tarde se vieron obligados a absorberse dentro de la sociedad blanca.

AO Neville, el Jefe Protector de los Aborígenes de 1915 a 1940, inspirado en la misma propaganda eugenésica que informó del Blanqueamiento en América Latina, intentó utilizar el mestizaje para aclarar la negritud de la población indígena. Después de la Segunda Guerra Mundial, las autoridades iniciaron un lento cambio desde la asimilación biológica a una asimilación cultural.

Desde 1869 hasta bien entrados los ‘70, miles de niños indígenas aborígenes menores de 12 años fueron separados de sus familias para ser absorbidos por la comunidad blanca.

Para reforzar los intentos de blanquear Australia, el primer acto del gobierno australiano fue aprobar la Ley de Restricciones de Inmigración. A menudo denominada “política de la Australia Blanca”, esto prohibió la migración no blanca durante 50 años y ofreció dinero y empleos a inmigrantes con etnia europea.

Cuando la invasión europea comenzó en 1788, la población aborigen de Australia era de unos 750.000 individuos. En 1933, la población cayó a sus niveles más bajos. Hoy en día, más de 20 millones de personas viven en el continente, pero los indígenas aborígenes representan menos del 2,4%, unas 563.000 personas.

Y hay más naciones…….

Fuentes:
VIA | http://atlantablackstar.com/2014/03/10/5-black-nations-that-imported-europeans-to-whiten-the-population/
http://www.jnht.com
http://www.geni.com
http://en.wikipedia.org
http://library.brown.edu
http://en.wikipedia.org
http://www.studymode.com
http://www.nationsonline.org
http://www.liverpoolmuseums.org.uk
Afrikaner Politics in South Africa, 1934-1948 By Newell Maynard Stultz

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here