El ciclo de la vida según la tradición africana

psycho1La tradición espiritual de nuestros antepasados ​​(también llamada espiritualidad africana) es elevarse a la condición divina afrontando las pruebas del ciclo de vida (comúnmente llamada la iniciación), siendo ayudados en este proceso por el creador (a través de sus manifestaciones) y los antepasados.

¿Cuáles son las fases del ciclo de la vida según nuestros antepasados?

De acuerdo con la tradición espiritual de nuestros antepasados, el ciclo de vida se compone de cuatro fases principales que son:

  • Nacimiento, o la salida de la persona humana a la luz. Esta es la fase donde el ser se ha encarnado en el vientre de su madre, sale del vientre de su madre y entra en el mundo físico. El recién nacido sale a la luz.
  • La muerte, que nuestros antepasados ​​del Nilo llamaban la transición hacia Ka. De hecho, para nuestros antepasados, la muerte no es el fin o la desaparición del ser humano; para ellos​​ la muerte tal como todo el mundo piensa no existe en realidad. Para nuestros antepasados ​​la muerte no es más que el pasaje de esta vida terrenal hacia la vida espiritual, un cambio de estado del ser humano, una transformación del ser que pasa de esta vida en el mundo físico a una vida en el mundo espiritual (y que en realidad es la vida real).

El ser, anteriormente físico,  se convierte en una energía espiritual y su energía física se convierte en energía espiritual. Esto significa que cuando el negro habla de antepasados, no se refiere en absoluto a personas que han muerto (ya que la muerte no existe en  realidad para el africano). Así que cuando se habla de antepasados ​​negros o se alude a  antepasados, se refieren a las personas que viven en el mundo espiritual (por eso el negro les habla). El africano no habla a los muertos!

  • La resurrección, también llamada Renacimiento. El ser humano después de haber atravesado el pasaje llamado muerte en el lenguaje cotidiano y después de pasar la prueba del juicio divino en el tribunal de Osiris, ya renacido, resucita en la otra vida y gana las regiones divinas (que las religiones manifiestas llaman comúnmente el Paraíso), se convierte en un antepasado benefactor y digno, bendito, un ser de luz, un ser deificado, porque su energía se fusiona con la del creador y se convierte en una energía activa igual que la del creador.
  • La reencarnación, llamada también Revitalización de la carne. La reencarnación ocurre por ejemplo cuando nace un niño. De hecho, para nuestros antepasados​​, cada persona que nace (que se hace carne y toma cuerpo) es una encarnación de la energía divina de un ancestro bendito que una vez vivió en la tierra. El niño Horo (Horus) en la civilización faraónica,  es por ejemplo una reencarnación de Ousiré (Osiris). Es bajo este punto de vista que los negros pueden dar a un niño como el nombre de uno de sus antepasados o uno de sus predecesores ​​(por ejemplo, dar el nombre de un abuelo, etc ….

(En la imagen) Escena de la corte divina de Osiris del libro comúnmente llamado Libro de los Muertos. El individuo atraviesa la muerte vestido de blanco. Es conducido de la mano ante la balanza de la justicia (Maat) para ser juzgado según su corazón, que será pesado en la balanza, en presencia de testigos (en la parte superior) de la ilustración. El veredicto de la balanza es escrito en el libro de la vida por Djehuty (Thoth) a la derecha de la imagen. Y de la que occidente ha plagiado las ideas de los tribunales (testigos, jurados, etc ..). Así vemos en los papiros las primeras representaciones de la balanza que se convirtió en el famoso símbolo de la justicia y los tribunales en varios países del mundo en la actualidad.

Una vez que el juicio se ha superado bien y que el individuo ya es considerado puro y digno, habiendo superado la prueba del juicio se le permite (como se ve en la foto) el acceso a la resurrección y la vida eterna en la morada de sus antepasados​​, en las regiones divinas (el llamado paraíso según las religiones manifiestas). Allí es donde se encuentra Osiris.

Por lo tanto, los nombres que llevamos en África son los nombres llevados por nuestros antepasados y ancestros pues nosotros somos las encarnaciones. Una persona que lleva el nombre de su antepasado está conectada espiritualmente a la energía divina de este antepasado y se encuentra bajo el signo de este antepasado (Esa es una de las razones por las que los negros no ponen los nombres al azar). Este es el concepto que las religiones llamadas reveladas han plagiado y distorsionado cuando hablan de ángel de la guarda, por ejemplo, o cuando como en occidente, los occidentales ponen los nombres de los santos (antepasados​​) de su calendario (por ejemplo, San Juan, San José, etc ..) a sus hijos.

En cada una de estas fases del ciclo de la vida y de la existencia, hay etapas y pruebas. Para pasar estas pruebas, hay ritos necesarios que acompañan el evento, ritos que permiten al individuo estar dispuesto a pasar por todas estas fases del ciclo de vida. El conjunto de estos ritos se llaman ritos de paso o iniciaciones. Por eso hay rituales relacionados con el nacimiento (por ejemplo, la circuncisión), los rituales relacionados con la muerte (el entierro y otras ceremonias que se realizan en los funerales), rituales, etc relacionados con la resurrección, etc..

nedobandam.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here