Historia de Madam C. J. Walker de hija de esclavo a empresaria millonaria

Sarah Breedlove (23 de diciembre de 1867 – 25 de mayo de 1919), mejor conocida como C. J. Walker, fue una empresaria y filántropa estadounidense, considerada como la primera mujer artífice de su éxito en convertirse en millonaria en los Estados Unidos. Hizo su fortuna desarrollando y vendiendo una exitosa línea de artículos de belleza y para el cabello para mujeres negras con la compañía que fundó, la Madam C.J. Walker Manufacturing Company.

sarah-breedlove-walker

Sarah Breedlove nació el 23 de diciembre de 1867 en Delta, Luisiana. Fue una de seis hijos; tuvo una hermana llamada Louvenia y cuatro hermanos: Alexander, James, Solomon, y Owen Jr. Sus padres y hermanos mayores fueron esclavos en la plantación Madison Parish de Robert W. Burney. Ella fue la primera hija en su familia en nacer en libertad luego de la Proclamación de Emancipación. Su madre murió en 1872, posiblemente de cólera. Su padre se volvió a casar y falleció poco después. Sarah, habiendo quedado huérfana a sus seis años, se mudó con su hermana mayor y su cuñado, Willie Powell. Cuando tenía 14 años se casó con Moses McWilliams para escapar del maltrato de Powell, y tres años después nació su hija, Lelia McWilliams. Cuando Sarah tenía 20 años, su esposo murió, y Lelia tenía solo 2 años. Poco después de se mudó a San Luis en donde vivían sus otros tres hermanos. Todos eran peluqueros en una peluquería del lugar. Ellá consiguió un trabajo como lavandera, y aunque apenas ganaba algo más de un dólar por día, estaba decidida a conseguir suficiente dinero para que su hija pueda recibir educación formal.

MadameCJWalkerdrivingautomoblie
Madam Walker y varias de sus amigas en un autómovil

Como muchas mujeres de la época, Sarah sufrió la caída de su cabello debido principalmente a una dieta deficiente, hábitos de higiene y productos como sosa cáustica que eran incluidos en jabones para la limpieza del cabello.  Ya que muchos estadounidenses no contaban con plomería en el interior de sus hogares, se bañaban y lavaban el cabello con poca frecuencia. En un principio aprendió sobre el cabello de sus hermanos, quienes tenían una barbería en San Luis.

 

Aproximadamente para la Feria Mundial de 1904, se convirtió en agente comisionado de ventas de productos Annie Turnbo Malone, un emprededor de productos de cuidado del cabello para afroestadounidenses. Mientras trabajaba con Annie Malone, adaptó sus conocimientos sobre el cabello y productos para el mismo. Se mudó a Denver para trabajar en sus propios productos, y se casó con Charles Joseph Walker, un vendedor de publicidad en periódicos. Surgio con el nombre de Madam C.J. Walker, una peluquera y vendedora independiente de cremas cosméticas. Luego de casarse con Charles Walker, éste le dio consejos sobre promoción y publicidad, mientras que Madam C. J. Walker entrenaba a mujeres para que se conviertan en “culturistas de la belleza” y para que aprendan el arte de vender. En 1906, Madam Walker puso a su hija A’Lelia (née McWilliams) a cargo de las operaciones de órdenes por correo mientras ella viajaba a través de los estados del sur y el este de los Estados Unidos para expandir su negocio.

La tumba de Madam C. J. Walker
La tumba de Madam C. J. Walker

El modelo de la National Association of Colored Women, comenzó a organizar a sus agentes de ventas en clubes locales y estatales. En 1917 organizó su primer conferencia anual de Madam Walker Beauty Culturists en Filadelfia. Durante la convención dio premios no solo a las mujeres que habían vendido la mayor cantidad de productos y atrajo a nuevos agentes de venta, sino que también a aquellas que habáin contribuido la mayor cantidad de caridad en sus comunidades. Enfatizó la importancia de la filantropía y la participación política. Esto tuvo un impacto enorme en la expansión de su negocio. También comenzó su negocio de órdenes por correo para mantenerse al ritmo de su creciente negocio, poniendo a su hija A’Lelia Walker a cargo del mismo.

Cuando su hija Lelia (más adelante conocida como A’Lelia Walker) administró el negocio por correo desde Denver, Madam Walker y su esposo viajaron a lo largo de estados del sur y el este del país. Se asentaron en Pittsburgh en 1908 y abrieron el Colegio Lelia para entrenar a “culturistas del cabello”. En 1910 Walker se mudó a Indianápolis en donde estableció sus oficinas principales y construyó una fábrica, un salón de belleza, y una escuela de belleza para entrenar a sus agentes de venta. Más adelante añadiría un laboratorio para colaborar con su investigación. Sarah, para entonces ya conocida como Madam C. J. Walker, se estaba volviendo muy exitosa. El mercado de su negocio se extendió más allá de los Estados Unidos llegando a Cuba, Jamaica, Haití, Panamá y Costa Rica.

El Wonderful Hair Grower de Madame C.J. Walker como parte de la colección permanente del Museo de los Niños de Indianápolis
El Wonderful Hair Grower de Madame C.J. Walker como parte de la colección permanente del Museo de los Niños de Indianápolis

Comenzó a enseñar y entrenar a otras mujeres negras sobre la independencia de la mujer, preparación de presupuestos y el cuidado de la belleza para ayudarles a crear sus propios negocios. También dio charlas sobre temas políticos, económicos y sociales en convenciones financiadas por instituciones negras poderosas. En 1917 inició la convención del Sindicato de Culturistas del Cabello Walker de Estados Unidos, la cual terminó siendo la primera convención de mujeres estadounidenses para la discusión de comercio y negocios. Se involucró en temas políticos, llegando a formar parte del comité ejecutivo de la Protesta de la Marcha Silenciosa. Fue una demostración pública de más de 8.000 afro-estadounidenses para protestar un disturbio en el murieron 39 afro-estadounidenses.

En 1917, comisionó a Vertner Tandy, el primer arquitecto negro certificado en el estado de Nueva York y miembro fundador de la fraternidad Alpha Phi Alpha, para que diseñe una casa para ella en Irvington-on-Hudson, Nueva York, Villa Lewaro. La casa costó $250.000. Se mudó a la Villa Lewaro en mayo de 1918 y organizó un evento de inauguración en honor a Emmett Scott, en ese entonces el Secretario Asistente de Asuntos Negros del Departamento de Guerra de los Estados Unidos.

Justo antes de su muerte donó 5.000 dólares, equivalente a aproximadamente unos 65.000 dólares a valor actual, al fondo anti linchamiento de la NAACP. Madam C.J. Walker murió a sus 51 años en Villa Lewaro el domingo 25 de mayo de 1919 debido a complicaciones de su hipertensión. En su testamento dejó dos tercios de sus futuras ganancias a caridad y su legado. Cuando murió era considerada la mujer afroestadounidense más rica de los Estados Unidos. Según el obituario de Walker en el New York Times, “ella mismo dijo dos años atrás [en 1917] que aún no era millonaria, pero que esperaba serlo algún día”. Su hija, A’Lelia Walker, se convirtió en presidente de la Madame C.J. Walker Manufacturing Company.

Fuente: es.wikipedia.org/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here