Asε (Isis), El Ancestro-Madre africano

Asε (Ȝ s.t) es el nombre de la “Hermosa Negra”, a la que los griegos llamaban “Isis”; una figura emblemática milenaria de las instituciones y prácticas espirituales negro-africanas. Evidenciado en África desde el tercer milenio antes de la era europea, este nombre de Asε ha proliferado en diversas formas en las lenguas africanas contemporáneas, incluyendo: Asa Aissa, Aïssata, Ada, Astou, Sita, εssy. Además, Asε es la hermana de Nabintou (o Neftis en griego).

En diversas tradiciones africanas negras sobre el origen de la vida, Asε es el elemento femenino por excelencia del viviente, siendo entendido que originariamente la vida es andrógina. Desde un punto de vista humano, Asε es el arquetipo de la esposa, cuya unión con su esposo Wséry da a luz al niño Iesu: donde la trinidad fundadora Esposa-Esposo-Progenitura. En otras palabras, en cada ser humano coexisten un compuesto femenino y un compuesto masculino donde la mezcla equilibrada constituye la esencia de la persona; todo el potencial de esta persona reside en el estado de niño.

En su sentido antropomórfico, la trinidad original de Asε-Wsery-Iesu es conocida por los griegos como Isis-Osiris-Horus: Isis como “Madre de Zeus”, es decir Deus Mater se convirtió en Demeter . Osiris como “Padre Zeus”, o Zeus-Pater, se convirtió en Júpiter (o Deus Pater-), mientras que Horus es Zeus-> Deus-> Dios.

Casi mil años después de los Griegos, esta trinidad de negro- africana fue culturizada por el cristianismo – en el siglo IV de la era europea – convirtiéndose en Dios-María-Jesús. De hecho , Jesús o Issa en árabe, proviene de Iesu (Horus ), mientras que Zeus- Pater ( Wsery ) se convirtió en el “Dios Padre ” de los cristianos . En relación con la correspondencia Marie/ Myriame / Asε hay que saber que en el lenguaje Negroo egipcio, Asε se expresa Mry.t Imn (Marya Amón -> Myriame / Mariama ) , es decir, “Amado Amón ” , que abreviando es Mry.t ( Marya : Amado o el Amor ) : un nombre de mujer que estaba muy extendido en Km.t , especialmente a partir de la XVIII dinastía de los Fari , pues tantas Esposas Reales o Reinas Madres llevaban este título de Marya Amón . Recordemos, además, que la dinastía XVIII, originaria de Wasa ( Ws.t: la Tebas de los griegos ) en el sur de Km.t es una de las tres dinastías del ” Nuevo Imperio ” responsable de la segunda expansión imperialista negro-egipcia; en respuesta a la ocupación secular del Delta (extremo norte de Km.t) por los Heka Kasiouta . Esta expansión, que duró alrededor de medio milenio (-XVI a -XI ) , acentuó la influencia cultural, espiritual, ya embarazada del África Negra en el mundo Mediterráneo hasta los confines de la India .

Por otra parte, Asε también evoca otra trinidad, más bien astro-biológica, que forma con sus propios ascendientes: Geb-Nut-Asε, respectivamente el Padre, la Madre, y el Ego. O más precisamente la interacción Tierra-Cielo, fuente de la Energía-Vida. De hecho, la vida humana procedente de la mujer, podemos entender fácilmente desde un punto de vista antropocéntrico, que el elemento femenino Asε es el símbolo de la vida. Entonces se entiende el protagonismo de las mujeres en las instituciones y prácticas sociales-Negro africanas, donde su papel es de suma importancia en todos los sectores de actividad: espirituales, políticos, económicos, etc. Es el legendario matriarcado de dichas sociedades Negro-egipcias.

En cualquier caso, el carácter polisémico del concepto de Asε – astrológico, biológico, antropológico, etc – pone en relieve cómo el discurso cosmológico negro-africano es extremadamente complejo y multifacético, con una multitud de niveles de comprensión que sólo los años de iniciación asidua con los grandes maestros permitían (permiten?) ligeramente acercarse de manera satisfactoria. Ahora entendemos que este discurso no está ciertamente basado en la fe (ciega), sino que se trata de un conocimiento íntimo, riguroso y profundo del cosmos (de sus manifestaciones más pequeñas a las más monumentales, desde el microcosmos al macrocosmos) de su organización cuidadosa como experiencia que ha completado a la perfección. Una perfección planteada como último ideal humano.

El culto de Asε en Europa

A la figura de la perfección femenina Asε, las tradiciones espirituales negro-africanas atribuyen muchas cualidades, cada una de las cuales se expresan a través de una hipóstasis particular: energía creativa (Neith), amor-alegría-belleza (Hathor), maternidad (Mut) Justicia-Verdad (Maat), etc. Por lo tanto, para adorar a Asε esto equivale a cultivar en sí mismo las inconmensurables cualidades de las que es el arquetipo, y el testimonio cotidiano en las relaciones con los demás – hombres o seres vivos.

El culto de Asε, es decir, la promoción de las virtudes humanas de las mujeres, se manifiesta en la antigua Europa, sobre todo a partir de la expansión del imperialismo romano en el mundo celta:
Durante los tres primeros siglos de nuestra era, la religión egipcia se extendió por todo el Imperio Romano, Egipto y Sudán hasta Rusia, Germania, la Galia e Inglaterra, desde Siria y Grecia a Cartago, Mauritania y España.
Recopilados en el emplazamiento arqueológico de Pompeya, varios Ostraca que datan del primer siglo de la era cristiana atestiguan la popularidad del “culto Isíaco”, incluyendo un fresco – en el Museo de Nápoles – donde vemos varios oficiantes negros rodeados de muchos fieles europeos de Marya Amón la “Hermosa Negra”, conocida hoy en día en Europa como “Virgen Negra.”

La Inmaculada alienación

Pero paradójicamente en el inicio del tercer milenio de la era europea, la proliferación de las sectas cristianas en África enterró cada vez más la conciencia histórica colectiva de los africanos en relación con Asε: el Ancestro-Madre africana, pura y simplemente expulsada de nuestras instituciones y prácticas espirituales en de las que reina una iconografía “leucoversal” de una Virgen con niño Blanco – inmaculada.

KLAH Popo
Marzo 2011

Bibliografía:

Théophile Obenga, Le culte d’Isis en Europe, in Ankh n°17, 2008
Dibombari Mbock, Le dieu Noir – L’anthologie interdite au moins de 50000 ans, éd. Kiyikaat, 2010
Sarwat Anis Al-Assiouty, Jésus le non-Juif – Culte d’Isis précurseur du christianisme, éd. Letouzey & Ané, 1987.
Martin Bernal, Black Athena – Les racines afro-asiatiques de la civilisation classique, éd. PUF, T2, 1999.


Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/11/d353199042/htdocs/htdochis/wp-content/themes/HistoriaAF_3/includes/wp_booster/td_block.php on line 997