La brillante Civilización Nok de Nigeria (500 A.C)

Verbreitung_Nok-Kultur-enEn 1943, el arqueólogo británico Bernard Fagg recibió una visita en la ciudad central nigeriana de Jos, donde había pasado los últimos años recogiendo y clasificando de objetos antiguos encontrados en una meseta escarpada. El visitante llevaba una cabeza de terracota que, según dijo, había sido puesta encima de un espantapájaros en un campo cerca de un campo de boniatos. Fagg estaba intrigado. La pieza se parecía a una cabeza de mono de terracota que había visto años antes, y ninguna pieza coincidía con los objetos de ninguna civilización antigua africana conocida.

Fagg, hombre de curiosidad y energía sin límites, viajó por todo el centro de Nigeria en busca de objetos similares. Como relató más tarde, Fagg descubrió que la población local había estado encontrando durante años terracotas en lugares extraños  – enterrados bajo un campo de hockey, encaramados en una colina rocosa, sobresaliendo entre los montones de grava liberados por las mangueras aspiradoras de las minas del estaño. Se instaló en una casa encalada que aún se conservaba fuera de la aldea de los Nok y pronto reunió a cerca de 200 terracotas través de compras, persuasión y sus propias excavaciones. El análisis del suelo de los lugares donde se encontraron los objetos indicaba que databa de alrededor del año 500 A.C.  Esto parecía imposible, ya que el tipo de sociedades complejas que habrían realizado esas obras se supone que no habían existido en el África occidental tan temprano. Pero cuando Fagg analizó material vegetal encontrado incrustado en los terracotas con la entonces nueva técnica de datación por radiocarbono, las fechas fueron desde el 440 A.C. al 200 D.C . Luego dató la cabeza del espantapájaros – ahora llamada Cabeza Jemaa, después de su descubrimiento en la aldea donde fue encontrada – hacia el 500 A.C. usando un proceso llamado termoluminiscencia que mide el tiempo transcurrido desde que la arcilla cocida es sometida al calentamiento. A través de una combinación de suerte, trabajo de campo, y nuevas técnicas de datación, Fagg y sus colaboradores habían descubierto aparentemente una civilización desconocida hasta entonces, que él denominó Nok .

Un emplazamiento de la excavación, cerca del pueblo de Taruga, reveló algo más que Fagg no esperaba: hornos de hierro. Encontró 13 hornos de este tipo y figuras de terracota que estaban muy cerca –  dentro de los hornos y alrededor de ellos – por lo que reivindicó que los terracotas fueron objetos de culto para ayudar a la herrería y la fundición. La datación por carbono del carbón del interior de los hornos reveló fechas que se remontaban  al 280 A.C. dando Nok las fechas más tempranas de fundición de hierro en el África subsahariana hasta ese momento. El elevado número de fundiciones y cantidad de terracotas sugirieron que había encontrado la evidencia de una densa población establecida.

Así en poco tiempo, Fagg había descubierto algunos de los indicadores clave de una civilización avanzada: arte refinado y culto organizado, fundición de metales, y la población suficiente para apoyar estas actividades. Pero sabía que una sociedad así no apareció en forma aislada. Fagg, ahora de vuelta en la Universidad de Oxford en Inglaterra, escribió que la cultura Nok había comenzado casi seguro que antes y sobrevivió más tiempo del que se había supuesto en su momento. “Fue el producto de una tradición madura “, escribió, “con la probabilidad de una larga historia de antecedentes, de los cuales hasta el momento no se ha encontrado ningún rastro.”

Después de 40 años de hacer pequeñas exploraciones arqueológicas en la zona, los estudiosos estaban ahora regresando a las tierras montañosas y de arbusto

Nigeria tiene una reputación de caos, corrupción y caros visados que ha mantenido a los arqueólogos a distancia y desacelerado drásticamente el ritmo de la investigación. En 1959, el antropólogo George Murdock dijo en broma que por cada tonelada de tierra removida por los arqueólogos en el Nilo, se remueve una cucharilla en el Níger. Las subvenciones también se han visto obstaculizadas por una campaña de casi 40 años de saqueos en emplazamientos Nok alimentados por el creciente apetito por las antigüedades africanas entre los coleccionistas de Estados Unidos y Europa.s donde Fagg trabajó y estaban descubriendo que, en efecto, la civilización Nok prosperó por más tiempo del que se había supuesto. Esta pudo haber sido la primera civilización compleja en África Occidental, existiendo al menos desde el año 900 A.C. hasta alrededor del 200 D.C. Sus terracotas son ahora algunos de los objetos históricos más emblemáticos de África. Y puede que haya sido la primera sociedad en África al sur del Sahara en fundir el hierro, aunque por lo menos han surgido media docena de competidores para ese título desde Fagg excavó por primera vez un horno Nok.

“Nadie continuó con el trabajo de Bernard Fagg . En lugar de la exploración científica, el Nok fue víctima de excavaciones ilegales y traficantes internacionales de arte”, dice Peter Breunig , de la Universidad Johann Wolfgang Goethe en Frankfurt , Alemania. El saqueo decayó después del 2005 debido a las restricciones de exportación más estrictas y un exceso de falsificaciones que espantó a los coleccionistas. Ahora, el interés en las sociedades de la Edad del Hierro en África está surgiendo ya que los arqueólogos contemplan un amplio campo abierto que podría

contener información esencial sobre cómo las tecnologías, especialmente la de hierro se propagaban a través de los continentes.

Breunig y su colega Nicole Rupp están liderando un equipo de investigadores de Alemania y Nigeria, estudiantes e incluso antiguos saqueadores,  excavando emplazamientos de unos 150 kilómetros cuadrados en el centro de Nigeria, a unas dos horas en coche al norte de la capital, Abuja. Su área de estudio no es más que un microcosmos del mundo Nok el cual abarca más de 30.000 kilómetros cuadrados, un área del tamaño de Portugal.

En una montaña de granito negro que se eleva sobre la sabana, Rupp y su equipo están cavando puras zanjas en la cumbre. En cuestión de minutos, comienzan a encontrar fragmentos de cerámica , piedras de moler y fragmentos de esculturas de terracota roja del tipo primero encontrado por Fagg . Al cabo de una hora, las excavadoras han llenado tres grandes sacos Ziploc con objetos. Entre ellos se encuentra un brazo roto de terracota de una estatua más grande.

Su gruesa y granulada superficie así como su modelado realista se identifican inmediatamente como distintivo Nok . En su estudio clásico del arte africano, Frank Willett escribió que los Nok crearon la tradición escultórica más antigua de África fuera de Egipto. Al igual que sus contemporáneos, los constructores militares de Xian , China, los Nok dominaron las posibilidades escultóricas casi ilimitadas del terracot

a. Con ellas crearon figuras que representaban la enfermedad, la guerra, el amor y la música. Por ejemplo, el equipo de Rupp y Breunig habían encontrado una escultura de un hombre y una mujer de rodillas delante de la otra, sus brazos rodeando el uno al otro en un abrazo amoroso , y también varios prisioneros desnudos con sogas al cuello y la cintura . Otra figura, que tiene una calavera como cabeza y lleva un amuleto alrededor de su cuello, sacude dos instrumentos semejantes a maracas. También hay una figura de un hombre con un fino bigote, con la boca abierta como si estuviera hablando o cantando y una de un hombre tocando un tambor apoyado entre las piernas, posiblemente la primera representación de la interpretación musical en el África sub -sahariana. En un emplazamiento, Breunig y Rupp encontraron 1.700 piezas de terracota en apenas unos 450 metros cuadrados, lo que indicaba una gran población.

A pesar de su variedad temática, los terracota Nok tienen algunas características que persisten a lo largo de cientos de kilómetros cuadrados y siglos de producción. Las cifras muestran casi siempre a gente de cabeza grande con ojos almendrados y labios entreabiertos. A menudo tienen grandes tocados o peinados, lo que puede indicar un alto estatus. Una postura común y muy imitada por los falsificadores muestra a un hombre sentado con los brazos apoyados en las rodillas, mirando hacia el exterior. La inspección microscópica de la arcilla usada en los terracota muestra que es notablemente uniforme sobre toda el área Nok, lo que sugiere que la arcilla vino de una sola fuente, todavía por descubrir. Podría, dice Breunig , apoyar la idea de un estado unificado Nok o autoridad central de algún tipo. “La homogeneidad de la arcilla utilizada para la terracota podría indicar la producción centralizada. Sin embargo, otras interpretaciones, como la de concentración de especialistas cualificados, no son menos probables en este momento “, dice Breunig . ” Creo que hubo un conjunto de reglas centrales respetadas, que se aplicaban a través de las autoridades o por medio de creencias comunes o por ambos. ”

Rupp lo reconoce. “Cuando nos fijamos en una pieza como esta”, dice, refiriéndose al brazo recién descubierto, “se puede ver que los Nok eran expertos en hacer barro. Había una clase creativa especializada”. Pudo haber sido una especie de “gremio” del terracota, lo cual, de ser cierto, podría sugerir que los Nok tenían bien desarrollada una jerarquía de clases, añade.

Breunig y Rupp encontraron alrededor de 20 instrumentos de hierro, incluyendo terribles puntos de lanzas, brazaletes y pequeños cuchillos, muchos de los cuales son de aspecto bastante atroz. Cómo y cuando los africanos desarrollaron el hierro es importante porque la metalurgia se considera un marcador crucial en la transición hacia las sociedades complejas. La fabricación del metal significa mejores herramientas para la agricultura, la caza y la preparación de alimentos, así como mejores armas para hacer la guerra y la obtención de recursos. Sin embargo, si el trabajo del metal crea las condiciones para el florecimiento de la civilización, o viceversa, sigue siendo una incógnita para los arqueólogos.

La datación por carbono que Breunig obtuvo de una fundición de hierro Nok en un emplazamiento llamado Intini arrojó una fecha de entre el 519 y 410 A.C., lo que sugiere que la tecnología del hierro se estableció antes de lo que los académicos precedentes, incluyendo a Fagg, habían supuesto. Sin embargo, estas pueden no ser las fundiciones más antiguas del África subsahariana. Arqueólogos franceses han localizado evidencias de fundiciónes de hierro en las colinas Termit de Níger datadas desde el 1400 A.C, pero los críticos señalan que la madera utilizada para la datación podría haber sido de siglos de antigüedad, un problema que aparecen en la datación por carbono, sobre todo en lugares muy áridos como Níger, donde la madera se diseca y dura más tiempo. Breunig reconoce que el problema podría distorsionar las fechas también para el horno Intini. Pero tiene una importante pieza clave de prueba – cerámica Nok encontrada en el interior del horno junto con el carbón, lo que sugiere que fueron colocados allí en la misma época.

Como resultado de su investigación, Breunig ha podido aislar un momento en el tiempo cuando los instrumentos de hierro y de piedra coexistieron. Las excavadoras encuentran habitualmente herramientas de hierro a poca distancia de las hachas de piedra Nok, lo que sugiere que se utilizaron en las mismas comunidades, tal vez hasta en los mismos hogares. “Cuando el hierro se desarrolla en primer lugar, podría ser demasiado raro o demasiado costoso para ser desperdiciado fabricando hachas u otras cosas que se pueden hacer con piedra”, dice. “Nuestra hipótesis es que las herramientas de hierro sustituyeron a las herramientas de piedra sólo después de que la tecnología se hubo desarrollado lo suficiente como para suministrar cantidades suficientes de hierro. El Nok es una cultura casi perfecta en el la que poner a prueba esta hipótesis”.

Las puebas de Breunig también han reforzado una visión sostenida por la mayoría de los arqueólogos de que los antiguos africanos occidentales pasaron de herramientas de piedra directamente al hierro, y sin una edad de cobre intermedia. Eso es un salto que pocos lugares del mundo parecen haber conseguido. Con la excepción de un lugar en Mauritania conocido como Grotte aux Chauves – souris , donde en1968 los arqueólogos franceses encontraron herramientas de cobre y hornos que databan desde el 800 hasta el 200 A.C. y otro en Niger llamado Cuivre II , excavado por arqueólogos franceses en 1980 y que data de poco antes, los investigadores aún no han encontrado evidencias de fundición de cobre antes de la fundición de hierro en ningún lugar del África occidental . Su transición desde la Edad de Piedra a la Edad de Hierro directamente ha desconcertado a los investigadores ya que las culturas de Europa Occidental y del Norte de África pasaron al hierro después de las primeras fundiciones de cobre en un período de un milenio o poco más (mientras que otros, como los de Perú, fabricaron el cobre durante siglos sin haber desarrollado el hierro) . “En el sentido de un progreso de los períodos tecnológicos , con algunas excepciones , no hubo una Edad del Cobre entre las edades de Piedra y del Hierro en África Occidental “, dice Tom Fenn , experto en metalurgia africana en la Universidad de Arizona.

La tecnología del hierro fue probablemente llevada a través del Sahara por los viajeros del norte de África, dice Vara McIntosh, una especialista en África de la Universidad de Yale. Pero los arqueólogos están estudiando la posibilidad de que los africanos occidentales desarrollaran la tecnología del hierro de forma autónoma, posiblemente empezando por los Nok. La tecnología del hierro, tanto si fue importada a través del Sahara o desarrollada en África Occidental, es actualmente un tema candente en la comunidad académica. Los escépticos del desarrollo autónomo son acusados de  desacreditar los logros de la tecnología africana,  mientras que los creyentes son acusados ​​de falta de pruebas contundentes. “Se ha convertido en un debate político”, dice Breunig. Él no se comprometerá ni a un lado ni a otro de la discusión hasta que no excave más fundiciones Nok fundiciones, lo cual tiene planeado hacer con un arqueo metalúrgico francés el próximo año.

Uno de estos escépticos es Rüdiger Krause, un experto europeo en la Edad del Hierro de la Universidad Goethe. “Cuando la gente ve que alguien tiene una mejor tecnología, se desplaza muy rápidamente. Y los cuchillos de hierro son mucho mejor que los de piedra. Los puedes afilar “, dice. “La movilidad era muy alta en el mundo antiguo. Desde la costa norte de África hasta Nigeria no es una gran distancia para el desplazamiento de una nueva tecnología”.

Poco se sabe acerca de cómo acabó la sociedad Nok. En algún momento después del año 200, la una vez próspera población Nok se extinguió, como lo atestigua una fuerte caída en el volumen de la cerámica y terracota en las capas correspondientes a esos años. La sobreexplotación de los recursos naturales y una fuerte dependencia al carbón puede haber jugado un papel, dice Breunig.

Aún más desconcertante es el legado de Nok a las culturas posteriores. Los historiadores de arte han visto durante mucho tiempo a la civilización Nok como un fenómeno aislado, una espléndida reliquia separada de la secuencia del arte africano en los dos milenios siguientes. Más tarde civilizaciones en el sur de Nigeria poseían habilidades metalúrgicas avanzadas y una tradición del retrato naturalista, y los historiadores del arte están mirando más de cerca todo lo que podría deberse a los Nok. La más célebre de estas culturas posteriores fue la Ife (pronunciado EE-feh), cuyo pueblo en el suroeste de Nigeria convertía el bronce en impresionantes cabezas retrato alrededor del año 1300.

“Necesitaríamos más investigación para establecer una continuidad estilística entre Nok e Ife”, dice Musa Hambolu, director de investigación de la Comisión Nacional de Museos y Monumentos de Abuja en Nigeria. “Para ello sería necesario un estudio más detallado de las esculturas Nok porque, por ahora, la evidencia es muy fragmentaria.”

Bernard Fagg luchó con esta pregunta: ¿de dónde proviene la cultura Nok, y adónde fue? Escribió sobre las “sorprendentes similitudes de estilo y tema” entre Nok e Ife, pero reconoció que no había pruebas de que los habitantes de Ife hubieran visto nunca terracotas Nok. Ahora Breunig está tratando de resolver ese enigma. “En un período de 1.000 años África occidental pasó de complejos agrícolas sedentarios como Nok a grandes imperios, [como Ife y Benin]”, dice. “Ninguna sociedad está completamente aislada en el tiempo. Esa es una historia que estamos empezando a contar”.

http://archive.archaeology.org/1107/features/nok_nigeria_africa_terracotta.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here