Shaka Zulu y la Nación Zulú

Collins_ShakaSegún la tradición, los descendientes de los Zulúes, los amaZoulús (o personas del Cielo) se establecieron en el valle del río White Umfolozi bajo la soberanía del biznieto de Zulú, Ndaba Kaphunga (El hombre de los Asuntos). Los Zulúes continuaron viviendo una vida pacífica cuando la capa de líder supremo pasó a Jama (aquel de aspecto severo). Durante este período, los grandes líderes se disputaron entre ellos el poder. La soberanía Zulú fue modesta, subordinada a Dingiswayo, jefe del estado naciente de Mthethwa. El territorio Zulú era de importancia estratégica en la rivalidad que oponía a los jefes de Ndwandwe.

Cuando Senzangakhona tomó el relevo de su padre, a finales de 1700, Dingiswayo le dio más libertad, entre otras cosas, para extenderse militarmente a cambio de una zona neutral. Senzangakhona no volvería a ver el resultado final de la lucha Mthethwa-Ndwande por el poder supremo, ya que murió en 1816, un año antes de que Ndwandwe batiera al ejército Mthethwa, invadiendo su territorio y matando al líder supremo Dingiswayo. Entre los Ndwandwe y su dominio absoluto sobre toda la región comprendida entre los ríos Phongolo y Thukela, sólo quedaba el estado Zulú cuyo nuevo líder era el hijo ilegítimo de Senzangakhona y Nandi, el Rey Shaka, nacido en 1787.

No fue inmediatamente reconocido como heredero, pero su padre se dio cuenta al principio de su valor y talento en el ámbito militar. Dingiswayo, su padre, le ayudaría en su deseo de quitarle a su hermano menor el poder. Los éxitos militares regionales que se ganó contra el enemigo Mthethwa tenían que justificar la protección acordada por el líder supremo, pero después de la invasión del Estado y asesinato de Dingiswayo, Shaka Zulu fue el único objetivo por las campañas Ndwandwe.

Finalmente fueron empujados hacia el norte por los Zulúes. Después de que Shaka comenzara a desarrollar su ejército, creando para el mismo nuevas tácticas y armas mortales. Para garantizar el máximo rendimiento en sus nuevas formaciones de ataque en forma de cuernos, cabeza de Búfalo, reemplazó la lanza y el escudo de pie de sus antepasados ​​por una lanza corta para golpear y un pequeño escudo de gran eficacia en la lucha cuerpo a cuerpo. Esta estrategia de ataque en forma de cabeza de búfalo era dividir las tropas en cuatro (dos formando los cuerpos (cuernos?), una para la cabeza, otro para el cuerpo). La primera tropa llamada cuerno compuesto exclusivamente por hombres jóvenes rodeaba al enemigo, mientras que el otro esperaba escondido e intervenía cuando empezaba la batalla. Los guerreros experimentados que formaban el cuerpo se desplegaban sobre el enemigo para tener un dominio antes que lo hiciera la cabeza, los veteranos, que a su vez podían terminar el trabajo.

Los pequeños dominios que se sometieron a Shaka estaban siendo protegidos a cambio de reclutamientos para el ejército, mujeres y ganado que fortalecieron el estado naciente Zulú. Los líderes y las familias más importantes que tenían grandes ambiciones fueron asesinados y reemplazados por hombres cuidadosamente seleccionados por Shaka. Así, en el año 1819, la nación Zulú, recién forjada, era la más grande y poblada jamás vista en la región del sudeste de África. Shaka “Rey de los Zulúes”, fue su líder.

Shaka empezó a consolidar su imperio y así fue como en 1820, cuatro años después del comienzo de su primera campaña, ya había conquistado un territorio más grande que Francia. Tuvo mucho cuidado en establecer campamentos militares en lugares estratégicos, en los que habitaban un gran número de nuevos reclutas. El ejército de Shaka en su apogeo tenía más de 100.000 hombres.

Shaka orientó la expasión Zulú en dos direcciones principales: hacia el oeste y hacia el sur contra los Tembou, Pondo y Xhosa. También creó regimientos de “Mujeres Auxiliares”, lo que le permitió organizar matrimonios dentro del cuerpo y por lo tanto integrar hombres y mujeres en dominios subordinados en el Estado zulú. Él les recuerda constantemente a sus jefes vasallos su autoridad y poder. Los que se abstuvieron de pagar el tributo fueron despojados de todos sus bienes (ganado, mujeres y otros valores). Shaka aumentó considerablemente el ganado real practicando el secuestro de mujeres jóvenes deseables pagadas en tributo o simplemente incautadas y las ofrecía como esposas al mejor postor a cambio de unas dotes muy exageradas.

Bajo el reinado de Shaka, el imperio no estuvo nunca seguro. El mantenimiento de las fronteras de los Estados Zulues exigían muchas campañas militares. Al final en la desesperación, privados de ganado y cultivos, los clanes rehuidos hacia el oeste por el ejército de Shaka (en las montañas de la cadena Drakensberg), con el tiempo tuvieron que acabar por buscar maneras macabras de sobrevivir en el valle llamado “Valle de los Caníbales.”

Pero si la paz no reinaba más allá de las fronteras del imperio, fue también el mismo caso en el reino. Así, en 1824, un intento de asesinato de Shaka por miembros de la familia real finalizó con la masacre del pueblo de Qwabe, oficialmente acusado de este acto.

Hecho sorprendente fue la inesperada llegada del aventurero colonial Henry Francis Fynn, que fue en parte responsable de la curación de Shaka. Buscando asegurar los derechos comerciales y acompañado por un pequeño grupo de negociadores, Fynn llegó a la casa del rey, en agosto de 1824. Después de haber navegado hacia el norte de la Colonia establecida del Cabo, en busca de marfil y pieles de animales exóticos, estos súbditos británicos fundaron un pequeño asentamiento en Port Natal (Durban, en la actualidad). Shaka demostró su gratitud en un documento que lleva su firma, y ​​en el que cedió la “soberanía”de Puerto Natal y sus alrededores a los comerciantes blancos … los cuales regresaron a su campamento, izaron la bandera británica y tomaron formalmente posesión de su regalo en nombre de Gran Bretaña. Probablemente no fue la intención del rey Shaka el renunciar a su soberanía en favor del rey Jorge IV, pero esto fue lo que se hizo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here