La revolución haitiana, Bookman, Cécile Fatiman y la ceremonia de Bois-Caimán

En la noche del 14 de agosto de 1791, los esclavos de Saint Domingue, hoy Haití, se reunieron bajo la dirección de un sacerdote Hougan o Vodou de Jamaica, llamado Dutty Bookman para organizar una reunión secreta con el propósito de iniciar una revolución para poner fin a la esclavitud en la colonia francesa.

Bookman fue vendido por su señor británico a un comerciante francés porque fue capaz de aprender solo a leer y escribir, y también porque fue capturado en numerosas ocasiones enseñando a otros esclavos a hacer lo mismo. En lugar de condenarlo a la muerte, como era la regla para tales violaciones, lo vendió.
Aunque muchos lo crean, Bois Caiman no es el nombre del lugar real donde se celebró la ceremonia Vodou. Aquí está el por qué.

Dutty Bookman, aunque fue un poderoso sacerdote Vodou, también era un islamista. Como señal de respeto, los otros esclavos no lo llamaban por su nombre, lo llamaban Imam, que significa sacerdote islámico. Así que al organizar la ceremonia, los esclavos acordaron reunirse con “Nan Bwa Kay Imam” que en criollo haitiano quiere decir “en los bosques de la casa del Imam’’, y de allí dirigirse a la gruta donde la mayor ceremonia de Vodou tendría lugar junto con Mambo Cecile Fatiman, una notable Sacerdotisa Mambo o Vodou. Cecile Fatiman fue el resultado de una violación. Su padre Louis Pierrot violó a su madre, que era esclava africana. Bookman y Mambo Cecile Fatiman fueron capaz de reunir a más de mil esclavos en la enorme gruta. Los esclavos se reunieron alrededor de un enorme fuego de leña, y Bookman comenzó a dar su famoso discurso.

“El dios que creó el sol que nos da la luz, que despierta las olas y dirige la tormenta, aunque está oculto en las nubes, nos mira. Ve todo lo que hace el hombre blanco, el dios del hombre blanco le inspira con el crimen, pero nuestro dios nos pide que hagamos buenas obras. Nuestro dios que es bueno con nosotros nos ordena vengarnos de nuestros males. Él dirigirá nuestros brazos y nos ayudará. Repudiaremos el símbolo del dios de los blancos que tan a menudo nos ha hecho llorar y escucharemos la voz de la libertad, que habla en los corazones de todos nosotros”.                                                             

Los esclavos animaban, cantando, aplaudiendo y bailando. Las canciones de Petro fueron cantadas en voz alta. Se dibujaron símbolos Vèvès y los tambores eran golpeados con rabia. Con machetes, dagas en las manos, invitaban a los espíritus más oscuros de la Madre África a venir a su rescate. Mambo Cécile Fatiman de repente fue poseída por Erzulie 7 Kout Kouto, la manifestación más peligrosa de Erzulie Dantor. Bebe sangre. Baila al ritmo de los tambores, y los esclavos cantan junto a ella.

 ” 7 kout kouto,

7 kout ponya

Prete mwen ganmèl

Lan pou mwen al vomi san.

Prete mwen ganmèl,

Llan pou mwen al vomi san

San mwen ape koule. 

(7 puñaladas de cuchillos,

7 puñaladas de dagas.

Préstame el ganmèl

Para que pueda vomitar sangre

Préstame el ganmèl,

Para que pueda vomitar sangre

Mi sangre corre)

Un jabalí negro hembra se presenta ante ella en símbolo de la libertad. Se supone que la libertad es libre e indómita, como lo es el jabalí. El animal es apuñalado 7 veces y los participantes empapan sus dedos en su sangre, prestando el juramento de “Viv lib ou mouri“, “Vive libre o muere”.

Esa noche los esclavos prestaron el juramento de pelear en la mayor lucha en la historia de la humanidad: la lucha por la libertad y la igualdad.

Bajo las órdenes de Bookman y Mambo Cécile Fatiman, las aldeas donde se alojaban los señores blancos franceses debían ser quemadas hasta los cimientos y todos ellos ejecutados. La escena fue horrenda. Con machetes, dagas, espadas, cuchillos, pedazos de maderas, no dejaban a nadie atrás exceptuando a niños y mujeres. Los pueblos vecinos que no podían participar físicamente habían tomado el voto de envenenar los suministros de agua de sus amos. En un período de 3 días, la lucha más grande por la libertad humana en la Historia fue combatida hasta el final en las plantaciones de caña de azúcar en Haití. Miles de franceses fueron asesinados, sus cabezas cortadas y las plantaciones incendiadas. La famosa llanura septentrional, la más rentable de la colonia, estaba en ruinas. Desde Le Cap, todo el horizonte era una pared de fuego. El fuego era tan grande, que la gente de Le Cap no podía distinguir las noches y los días. Un escritor de la época dijo que se podía leer claramente por la noche como si el sol estuviera en el cielo, aunque el fuego estaba a kilómetros de distancia. Los esclavos destruyeron incansablemente. Estaban buscando su salvación de la manera más obvia, la destrucción de lo que sabían era la causa de sus sufrimientos. Después de 3 días de completa destrucción y asesinatos, el ejército francés intervino para restaurar el orden.

Capturaron a Bookman y le decapitaron. Su cabeza fue mostrada en un lugar público con un letrero debajo que decía “Bookman, Chef des Revolutions des Esclaves” Bookman, Jefe de la Revolución de los esclavos. Mambo Cécile Fatiman, nunca fue capturada, vivió 112 años y murió de vieja. Hoy en día Mambo Cécile Fatiman y Bookman son héroes nacionales de Haití.

Bois Caiman fue un punto decisivo en la historia de la humanidad. El punto en el tiempo donde los esclavos Africanos tomaron cargo de su destino. Ya no querían sufrir más a manos de los blancos. Un sueño que Jean Jacques Dessalines, padre de la independencia de Haití, inmortalizaría cuando dirigió el país a su Independencia el 1 de enero de 1804, convirtiendo a Haití en la primera república negra del mundo, el primer y único país en la historia de la humanidad uya independencia fue el resultado de una exitosa rebelión de esclavos y la segunda nación independiente en las Américas, apenas 33 años después de Estados Unidos.

Haití también se convirtió en el primer país en las Américas en conceder constitucionalmente a su ciudadanía la libertad y la igualdad para todos, independientemente de la raza y género.

 – No puede haber esclavos en este territorio, la servidumbre es abolida para siempre.

– Todos los hombres nacen, viven y mueren libres.

– Todos los hombres, independientemente del color, son elegibles para todos los empleos.

– No existirán distinciones más que las basadas en la virtud y el talento, y otras superioridades que la ley otorgue en el ejercicio de una función pública.

  – La ley es la misma para todos, ya sea en castigo o en protección.

Después de la Independencia, Haití no sólo se convirtió en la primera República Negra, sino en la Madre de la Libertad e Igualdad para todos.

http://library.brown.edu/haitihistory/5.html

http://okhaiti.com/bois-caiman/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here