Los secretos del éxodo, “Abraham fue, en realidad, Akenaton”

Abraham, el padre de los creyentes y la piedra angular de las tres grandes religiones monoteístas, no era el patriarca bíblico, sino el faraón Akenaton. Y Moisés no era, como cuenta la Biblia, hijo de «un hombre y una mujer de la tribu de Leví», sino un general egipcio, seguidor de la religión de Abraham.

akenaton6

Esta es al menos la tesis que sostienen dos investigadores franceses, judíos para más señas, llamados Roger y Messod Sabbah, autores de Los secretos del Éxodo.

Hace más de 20 años, los dos hermanos se plantearon la siguiente pregunta: ¿Cómo es posible que Abraham y Moisés en particular, y el pueblo hebreo en general, no dejaran rastro alguno en el antiguo Egipto, pese a ser éste el escenario de gran parte del Antiguo Testamento? Y la respuesta la encontraron después de más de dos décadas de exhaustivos estudios filológicos, lingüísticos y arqueológicos.


Lo primero que hicieron los dos hermanos judíos fue comparar los textos de la Biblia hebrea y aramea a partir de la exégesis de Rachi (1040-1105), autor de un comentario del Antiguo Testamento basado en el Pentateuco hebreo y en la Biblia aramea. Después, realizaron excavaciones en Egipto y estudiaron a fondo las pinturas murales que ornan las tumbas del Valle de los Reyes, donde descubrieron, escondidos entre los jeroglíficos, diversos símbolos de la lengua hebrea. Y poco a poco fueron uniendo los cabos del rompecabezas que les condujo a este excepcional hallazgo: que los judíos son de origen egipcio.

EL ÉXODO
Según Roger y Messod, el famoso Éxodo bíblico fue la expulsión de Egipto de los habitantes monoteístas de Aket-Aton. Ésta era la ciudad de Akenaton y de su mujer Nefertiti. Akenaton adoraba a un solo Dios y era, por lo tanto, monoteísta. Le sucedió Tutankamon y, a éste, el faraón Aï, que reinó del 1331 al 1326 antes de Cristo. Fue precisamente este último faraón, furibundo politeísta, el que dio la orden de expulsar del país a los habitantes monoteístas de la ciudad de Aket-Aton.

Más aún, los egipcios expulsados hacia Canaán, provincia situada a 10 días de marcha desde el valle del Nilo, no se llamaban hebreos, sino yahuds (adoradores del faraón) y, años después, fundaron el reino de Yahuda (Judea).

A partir de este descubrimiento, ambos investigadores descifran el libro del Génesis y comprueban que reproduce punto por punto la cosmogonía egipcia.

Y es que la Biblia, al hablar de Abraham, respeta el orden cronológico de la vida del faraón monoteísta y refleja su biografía en perfecta sintonía con la egiptología: desde el sacrificio de su hijo a la ruptura con el politeísmo, pasando por la destrucción de los ídolos o las intrigas entre sus esposas. Sólo así se explicaría el hecho de que no se hayan descubierto en los jeroglíficos egipcios testimonios de un pueblo que vivió 430 años en Egipto (210 como esclavo) bajo distintos faraones. Y sólo así se explicaría que los expulsados pudieran instalarse en Canaán, administrada por Egipto durante gran parte de su historia, sin que la autoridad faraónica reaccionara. Y sólo así se explicaría cómo un pueblo tan impregnado por la sabiduría de Egipto pudo desaparecer de la manera más misteriosa, sin dejar rastro o huella alguna ni en las tumbas ni en los templos.

Sigmund Freud llegó, por intuición, a la misma conclusión. «Si Moisés fue egipcio, si transmitió su propia religión a los judíos, fue la de Akenaton, la religión de Aton». Y así fue.

http://www.elmundo.es/cronica/2000/CR271/CR271-15a.html

 

14 Comentarios

  1. la misma biblia nos habla de que abraham conocía personalmente a su dios jehova y lo dice claramente cuando lo viene a visitar en mamre en su casa palacio que tenia en los bosques. antes de mandar a destruir sodoma y gomorra.

  2. Me parece interesante la noticia. Podría tener lógica pero aun hay cosas que no concuerdan. Abraham no tuvo hijas mujeres, incluso después de la muerte de Sara, tuvo una esposa que se llamaba Cetura y solo tuvieron varones, y Akenatón no tuvo hijos varones. En lo que sí coincide es en el número: 6 hijas y 6 hijos (6+2). Según la historia bíblica, el que fue llevado a Egipto fue Jacob cuando José obtuvo rango, no Abraham. No sé qué dirá el Talmud al respecto. Se supone que Abraham vivía en una zona rural, no en una ciudad y que aunque era rico, sus riquezas eran por los animales, no por los impuestos de un pueblo. Y Akenatón hizo construir la ciudad de Ajetatón con fondos del imperio y todo. Por el otro lado, los egipcios ya tenían la circuncisión antes que los hebreos. No es del todo una teoría descabellada… pero tendrán que explicarme mejor cómo es este sincretismo. Sería más lógico para mí pensar que Moisés fue Akenatón, no Abraham.

    • no, según Josefo, moisés era el sumo sacerdote, que luego de la muerte de akenatruchon, el pueblo quedo dividido y en guerra de creencias, así fue como este sacerdote de akenaton, cambio de nombre a moisés y se llevó el pueblo expulsado al desierto, por eso su sello, una pirámide hacia arriba, eran egipcios, una hacia abajo fueron expulsados, luego se inventaron una historia para no reconocer su verdadera historia

  3. No sólo la historia de Abraham (tal vez sea Moises i no Abraham), sinó que la historia de José, según he leído ya existia en Egipto, y, sobre todo, la historia más moderna, la de Jesús, del que no hay nada escrito en su época en Palestina, ya existía en Egipto, existe una historia completamente igual, milagro de los peces y el pan, andar por encima del agua, etc. Tal vez habría que cambiar toda la historia pero ni el Vaticano, ni los gobiernos, ni los científicos están por la labor, la religión cristiana se vendría abajo y los cimientos de nuestra sociedad también. ¿Imagináis que se demuestre que Jesús no ha exsitido nunca? ¿Que es una copia (como todo) del Antiguo Egipto?

  4. Recomiendo la lectura “La Biblia desenterrada: una nueva visión arqueológica del antiguo Israel y de los orígenes de sus textos sagrados”, de Israel Finkelstein (director del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv) y Neil Asher Silberman (arqueólogo israelí).
    ¡Excelentes días!

  5. Eso lo dicen según las investigaciones, estudios y evidencias arqueológicas, pero según la Biblia el pueblo hebreo no fue expulsado de Egipto, ellos “huyeron”, “salieron” por su libre y espontánea voluntad en búsqueda de la libertad, en búsqueda de la tierra prometida por Yahweh, su guía y creador, algo que me parece más épico que una simple “expulsión” por diferencias religiosas. Ví el documental de Akenatón en el Discovery Channel y revistas de ciencia, monoteísta, adorador del disco solar y me puse a pensar que quizás Akenatón había sido influenciado por el culto monoteísta hebreo, es decir Akenatón era un buscador de la verdad.

  6. tal cual, no sólo estos investigadores ya lo sabían, muchos lo sospechaban y el gran historiador Josefo, también describió esto y dio detalles del tema y también pruebas, pero, fueron tapadas por los monjes o mafias en el poder que no quieren que esto se sepa y están acostumbrados a jugar el papel de víctimas para sacar provecho y partido, así aprovecharse de la lastima ajena, toda la vida los judíos actuaron así.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here