Matriarcado Nubio (Sudán): Reinos de mujeres de siete siglos

La gran civilización de Meroe, en el sur de Egipto, se extiende al sur de la catarata del Nilo en Nubia (Sudán). Desde el año 300 A.C. hasta el siglo segundo D.C. había muchas mujeres líderes, tantas que se creía que no había líderes masculinos en absoluto. El tercer gran reinado fue el de la reina Bartare 284-275 A.C., cuya tumba en forma de pirámide fue descubierta. El Reino de Kush es el nombre que los antiguos egipcios dieron al reino establecido al sur del país del Antiguo Imperio Egipcio. Este reino tuvo una longevidad inusual y sus orígenes se remontan a las culturas neolíticas que se desarrollaron en el pasaje del Nilo del actual Sudán y de la Nubia egipcia.

 

Un reino de mujeres de siete siglos

Las reinas negras o Candaces (hermanas), gobernaron durante siete siglos, desde el siglo III A.C. Como centro de la familia las mujeres poseían los bienes y elegían a sus maridos. Ellas gobernaban en el hogar y en el grupo y los hombres cargaban con el trabajo pesado. Las reinas negras vivieron en paz con los faraones. Los dos países mantuvieron relaciones diplomáticas y comerciales, hasta que Egipto decidió anexionar a Nubia, la cual se defendió con una fuerza y determinación que sorprendió a los asaltantes.

Una sociedad matrilineal y paternal.

El viajero Ibn Battuta nos explica su asombro en su viaje a Sudán, diciendo: “Ellos (los negros) se nombran de acuerdo con su tío materno, y no en función de su padre; no son los hijos que heredan de los padres, sino los sobrinos, los hijos de la hermana del padre. Nunca conocí esto en ninguna otra parte, a excepción de los infieles de Malabar en la India. ”

En Nubia (norte de Sudán y el sur de Egipto) crecieron civilizaciones beréberes (gerzéens) y negroas de influencia cultural egipcia entre el -3100 y +350: Kush, Napata, Meroe … En Meroe, la sucesión era hecha por la línea de los padres a sus hijos, pero también a los sobrinos. Las adoradoras divinas se sucedían de tías a sobrinas. Al igual que en Egipto, en las estelas funerarias Meroíticas, el nombre de la madre del difunto se menciona antes que la del padre. En el reino de Kush, la sucesión al trono era matrilineal. Es decir que, en general, los Reyes no transmitían el trono a sus propios hijos sino a los hijos de sus hermanas. En el relato de su coronación, el rey Kushita Espelta (593-568 A.C.) menciona  a siete generaciones de sus antepasados maternos (Estela Cairo JE 48866).

Las reinas guerreras nubias

Una de las más grandes reinas guerreras de la antigüedad fue Majaji que dirigió al grupo étnico de los Lovedu los cuales formaban parte del Imperio Kushita durante los largos siglos en los que los etíopes estuvieron en guerra contra Roma. El Imperio dejó de existir en en 350 D.C. cuando Meroe, centro de poder de Kush, cayó después de los muchos ataques de los romanos. Armada con un escudo y una lanza, Majaji dirigía s sus guerreros en las batallas. Cayó en la lucha en Meroe, ciudad que ella defendió hasta la muerte.

El emperador Augusto mantenido a raya por una mujer

La reina Candace que gobernó también el país, fue reconocida por su valentía y coraje para hacer frente a los ejércitos de César Augusto. Es por esto que las reinas que gobernaron después de ella, desearon mantener el nombre de Candace en recuerdo a este acto glorioso. “Esta omnipresencia de las mujeres de la corte en las ceremonias y los documentos oficiales estaba vinculada con su peso político. Esto último refleja la devoción matrilineal de la monarquía “- Noticias Ankh No. 3. En cuanto a Candace – kandaké en griego – no se trataría de un nombre propio, sino del título utilizado por las reinas madres de Meroe, que jugaban un papel político decisivo en un Estado dónde la sucesión al trono era matrilineal.

Alejandro Magno, derrotado por una mujer

Estaba en la línea de las reinas Etíopes y de los líderes militares, y una de ellas fue Candace, también una descendiente de Kush. La primera Candace, dirigió un ejército cuyos guerreros montaban en elefantes. Ella detuvo la invasión de Alejandro Magno en Etiopía en el 332 A.C. En el 30 A.C.Candace Amanirenas derrotó una invasión de Patronio, un gobernador romano Egipcio y saqueó la ciudad de Cirene. En el 937 D.C Judith, una reina (? Judía) Falasha, atacó a Axum, capital sagrada de Etiopía, matando a todos los habitantes de la ciudad incluyendo a los descendientes de Salomón y la Reina de Saba.

Frédéric Mariez sur Meta TV (24/06/2015) : le secret de la Vierge Noire, Isis contre Yahvé

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here