Titina Sila, la combatiente que luchó codo con codo con Amical Cabral.

Ernestina Titina Silá

Titina Silà nació en 1943 en Tombali en el sur de Guinea-Bissau, llamada en ese momento Guinea Portuguesa. Recibió, de su padre, una educación exigente. No duda en retar a chicos de su edad, mucho más fuertes, que venían a burlarse de las chicas camino al colegio.

Titina tenía una educación perfecta, para una chica de esa época. Pudo obtener el examen final de la universidad a los 16 años. Decide ser enfermera, animada por sus padres. Por primera vez, en 1959, dejó su ciudad natal para ir a Bissau. Fue allí donde fue testigo de un drama que cambiara el resto de su existencia.

El 3 de agosto de 1959, el ejército colonial masacró a marineros y estibadores en el Puerto de Pindjiguiti que exigían mejores condiciones laborales. Más de cincuenta personas murieron ese día y Titina fue testigo de esta carnicería. El adolescente está molesto. Un sentimiento de rebelión e indignación la invade. Este es el detonante de su lucha política.

Titina asiste a una reunión política celebrada por el MLG (Movimiento para Liberataçao da Guiné) pero encuentra que los miembros de este grupo son todos de la etnia Manjake y Felupe. Luego, un amigo le habló del PAIGC (Partido Africano por la Independencia de Guinea y Cabo Verde) de Amilcar Cabral. Este partido inició la huelga de los portuarios del 3 de agosto de 1959. El discurso la convenció. Se enfatiza la importancia de la unidad del pueblo y su lucha por liberarse del colonialismo. Titina es demasiado joven para unirse a la fiesta pero obtiene el derecho a asistir a determinadas reuniones.

En 1961, a los 18 años, con su diploma de enfermería en la mano, tomó oficialmente su carnet de miembro del PAIGC. Rápidamente mostró cualidades de liderazgo con los jóvenes y fue cooptada para seguir una serie de entrenamientos políticos en la Unión Soviética. En 1963, la naturaleza de la lucha cambió. Ante la negativa al diálogo de las autoridades portuguesas, el PAIGC crea un brazo armado.

Titina se unió a los luchadores del PAIGC y rápidamente se convirtió, por su inteligencia y coraje, en una de las puntas de lanza del movimiento, bajo la dirección del carismático Amilcar Cabral. También es responsable de la formación política de las mujeres en esta lucha por la búsqueda de la dignidad humana y la libertad. Por sus dotes organizativas y de liderazgo, Cabral le confió la gestión del Comité de Milicias Populares en el norte del país, cuya misión era organizar el paso de personas y mercancías por el río Cacheu, de vital importancia para el suministro de tropas de resistencia. Está al frente de un escuadrón de más de 200 hombres y es muy valiente en el combate. Su reputación como una valiente guerrera se extiende por todo el país y es vista como protectora y guía.

Durante más de 10 años, Titina y sus hombres aseguran el frente norte y ganan muchas batallas.

El 20 de enero de 1973 fue asesinado Amilcar Cabral, líder del PAIGC, en Guinea-Conakry. Titina Silá pierde así a su mentora y a su amigo. Los pueblos de Guinea Bissau y Cabo Verde pierden a su líder, un hombre que siempre había luchado para que todos pudieran vivir en libertad.

Una semana después de este trágico suceso, aún abrumada por el sentimiento de pérdida, Titina dirige una canoa de combatientes que se dirigían, en Guinea Conakry, al funeral de su compañero combatiente Amilcar Cabral. Titina cae en una emboscada preparada por las tropas coloniales portuguesas cuando comienza a cruzar el río Farim en el norte de Guinea. Expuestos al intenso fuego de los portugueses y sin posibilidad de retirada, Titina y sus hombres se ahogaron. Es el 30 de enero de 1973. Titina solo tenía 30 años.

Nueve meses después, el 24 de septiembre de 1973, Guinea-Bissau obtuvo su independencia. Más del 80% del territorio había sido liberado por combatientes del PAIGC. El 10 de septiembre de 1974, el último soldado del ejército colonial de Portugal abandonó Guinea-Bissau. Como muchos otros luchadores del PAIGC, que dieron su vida por la independencia del país, Titina Silà y Amilcar Cabral tampoco vivieron lo suficiente para ver este sueño hecho realidad.

Como las grandes mujeres que la precedieron en la historia del continente, Ernestina Silà luchó y murió por lo que creía y amaba. El 30 de enero, fecha de su asesinato, fue declarado “Día de la Mujer” en Guinea-Bissau, en homenaje a esta gran luchadora por la libertad pero también a todas las mujeres valientes durante la guerra de liberación de Guinea-Bissau y Cabo Verde. Citaré, entre otras, a Carmen Pereira, Francisca Pereira, Ana-Maria Cabral.




Personajes

Últimos artículos

¿Quiénes eran los moros?

¿Quiénes eran los moros?

Si el termino "Moro" parece familiar pero confuso, hay una razón: aunque el término se puede encontrar en todos los libros de literatura, arte e...

Reinas y heroinas

África antigua

África en el mundo

Pueblos y civilizaciones