Inicio Arte y Cultura La excición en África Negra, la búsqueda de una sexualidad socialmente organizada

La excición en África Negra, la búsqueda de una sexualidad socialmente organizada

463
0

Más de 80 millones de mujeres de cerca de cien sociedades distribuidas en más de cincuenta estados, principalmente africanos, ubicados en una vasta zona intertropical transcontinental que va desde el oeste de Senegal hasta Camerún y desde el este de Egipto hasta Tanzania, siguen practicando la excisión. Existen además dos focos asiáticos distintos: uno occidental ubicado en la península arábiga y otro oriental situado en la península malaya e Indonesia. Además, un foco sudamericano muy circunscrito sigue existiendo en la Amazonia peruana. […]

La excisión suele ser realizada por operadoras pertenecientes a castas (herreros en África Occidental) o etnias (Midgan entre los Somali). Mientras que las operaciones individuales suelen ser realizadas en el hogar familiar, las excisiones colectivas suelen llevarse a cabo en lugares designados para este propósito […]. La niña, inmovilizada si es de corta edad o presentándose voluntariamente ante la operadora si es más mayor, sufre la mutilación sin anestesia, bajo la atenta mirada de una audiencia exclusivamente femenina.

La excisión en África negra

Durante las sesiones colectivas, las novicias que son excisadas según un orden codificado no deben mostrar dolor, de lo contrario la vergüenza recaería sobre la familia. Se administran cuidados pre y postoperatorios. La fase postoperatoria, que constituye la tercera etapa del rito de paso durante las iniciaciones colectivas, suele ser seguida por una «salida de escisión» previa al matrimonio….

El problema de la excisión en debería plantearse en términos negros-africanos, donde se presenta a las sociedades negras-africanas que han instituido estas prácticas para ellas mismas, con sus propias razones. La excisión es una práctica milenaria que se ha dado en Africa desde el antiguo Egipto. Allí no se percibe ni se vive como una mutilación; por lo tanto, no es una mutilación. Una madre que ha experimentado en su propia carne el dolor de una clitorectomía, no lo inflige a su pequeña hija por el placer de hacerla sufrir.

La excisión, al igual que la circuncisión, es un elemento de los dispositivos de socialización de los niños, especialmente en lo que se refiere a su sexualidad. Esto es porque la sexualidad es un fenómeno al menos tanto sociológico como biológico. De hecho, en sus primeros pasos, la vida no tenía sexo. Por lo tanto, independientemente de su anatomía, el recién nacido tiene habilidades tanto masculinas como femeninas. Por lo tanto, puede desarrollar indistintamente unas y otras.

A menos que una intervención socialmente organizada lo inclinara hacia un sentido en lugar de otro, proporcionándole las dotaciones culturales necesarias para la asunción de un sexo determinado en la sociedad en la que está llamado a vivir. Es en el marco de tal intervención que se han instituido la circuncisión y la excisión, marcas indelebles de lo que se ha logrado con éxito el programa de sexualidad para ser considerado ahora como, respectivamente, un hombre o una mujer a parte entera, con todos los deberes y prerrogativas que se le acompañan.

La búsqueda de una sexualidad socialmente organizada y razonable

En su principio, la intervención de la sociedad en la sexualidad de sus miembros parece oportuna y juiciosa. En todo caso, es gracias a esto que encontramos menos problemas relacionados con la sexualidad en África que en otros lugares del mundo. Las personas allí viven la sexualidad con más facilidad; a diferencia de otras regiones del mundo donde la ausencia de todo control social de la sexualidad favorece la expansión de comportamientos sexuales anormales, a menudo patológicos, incluso criminales.

Sin embargo, que la idea de una sexualidad socialmente organizada sea razonable (especialmente para reducir los riesgos de delincuencia/criminalidad sexual), no implica necesariamente la recurrencia de la excisión, en todo momento, en todo lugar. Y hoy en día, la excisión es aún más anticuada ya que con frecuencia se practica por atavismo: donde se excisa sólo para excisar (y no para mutilar), excluyendo todos los demás elementos de algún dispositivo de sexualidad. Por ejemplo, es difícil imaginar cómo en los suburbios de la región parisina, familias africanas podrían organizar la retirada de las jóvenes a algún santuario para recibir toda la educación sexual adecuada, impartida por instructoras competentes. Un ciclo iniciático cuyo final estaría marcado por una ceremonia de excisión organizada públicamente. Parece más bien que los padres aquí practican (en secreto) la excisión por lealtad a una educación que recibieron, pero que tienen mucha dificultad para transmitir sus prácticas, mucho menos sus principios. Por lo tanto, es inútil tratar de suplir en Francia la ausencia de control social de la sexualidad mediante iniciativas familiares aisladas, ultra-minoritarias e incluso clandestinas. Sería mejor iniciar un debate público para convencer a la mayoría de la necesidad de tal control.

Conclusión

En definitiva, si la excisión es anticuada, dejémosla morir naturalmente, sin perseguir judicialmente a las pocas personas (cada vez menos) que todavía repiten gestos ancestrales de los que han olvidado el significado. Entonces sería suficiente prevenir los riesgos médicos relacionados con tal práctica, mediante la formación de operadoras tradicionales en técnicas modernas de asepsia y el uso de instrumentos quirúrgicos adecuados. De hecho, sólo los riesgos de accidentes médicos debido a la excisión están comprobados. En cuanto al resto, especialmente el menor placer sexual debido a la excisión, son especulaciones sin fundamento científico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí