Seis meses después de que Beethoven contemplara el suicidio, confesando su desesperación por su creciente sordera en un documento de 1802 conocido...