Seis meses después de que Beethoven contemplara el suicidio, confesando su desesperación por su creciente sordera en un documento de 1802 conocido como el Testamento de Heiligenstadt, estaba de juerga en tabernas con un nuevo compañero carismático, George Polgreen...

leer más