Si el termino “Moro” parece familiar pero confuso, hay una razón: aunque el término se puede encontrar en todos los libros de literatura, arte e historia, en realidad no describe una etnia o raza específica. En cambio, el concepto de moros se ha utilizado para describir alternativamente el reinado de los musulmanes en España, los europeos de ascendencia africana y otros durante siglos.

Derivado de la palabra latina “Maurus”, el término se usó originalmente para describir a los bereberes y otras personas de la antigua provincia romana de Maurus, en lo que hoy es el norte de África. Con el tiempo, se aplicó cada vez más a los musulmanes que vivían en Europa. A partir del Renacimiento, “moro” y “blackamoor” también se utilizaron para describir a cualquier persona de piel oscura.

En 711 d.C., un grupo de musulmanes norteafricanos liderados por el general bereber, Tariq ibn-Ziyad, capturó la Península Ibérica (la actual España y Portugal). Conocido como al-Andalus, el territorio se convirtió en un próspero centro cultural y económico donde florecieron la educación, las artes y las ciencias.

Con el tiempo, la fuerza del estado musulmán disminuyó, creando avances para los cristianos que estaban resentidos con el dominio árabe. Durante siglos, los grupos cristianos desafiaron el dominio territorial musulmán en al-Andalus y expandieron lentamente su territorio. Esto culminó en 1492, cuando los reyes católicos Fernando II e Isabel I ganaron la Guerra de Granada y completaron la conquista española de la Península Ibérica. Finalmente, los moros fueron expulsados de España.

Para entonces, la idea de los moros se había extendido por Europa occidental. “Moro” pasó a significar cualquier persona musulmana o de piel oscura; ocasionalmente, los europeos distinguían entre “moros negros” y “moros blancos”.

Una de las menciones más famosas de los moros se encuentra en la obra de Shakespeare – La tragedia de Otelo, el moro de Venecia.- Su personaje principal es un moro que sirve como general en el ejército veneciano. (En la época de Shakespeare, la ciudad portuaria de Venecia era étnicamente diversa, y los moros representaban un intercambio creciente entre Europa, Oriente Medio, Asia y África). A pesar de su destreza militar, Otelo también es retratado como exótico, hipersexual y poco digno de confianza. “Un moro lascivo” que se casa en secreto con una mujer blanca, lo que refleja los estereotipos históricos de los negros.

Más recientemente, el término ha sido adoptado por el movimiento ciudadano soberano en los Estados Unidos. Los miembros de grupos de ciudadanos soberanos moros afirman que son descendientes de moros que fueron anteriores a los colonos blancos en América del Norte, y que son parte de una nación soberana y no están sujetos a las leyes estadounidenses. Es una prueba del atractivo continuo de “Moor” como una designación étnica aparentemente legítima, aunque su significado nunca ha sido claro.

Fuentes: Who were the Moors?