Kimpa Vita, la luchadora de la resistencia anticolonial del Congo quemada viva en la hoguera

La profetisa Kimpa Vita liberó el orgullo de la identidad negra y llevó la fe emancipadora a un continente asolado por la opresión.

Mirada esbelta, porte de santa y “ojos tan grandes” … Así describían a principios del siglo XVIII los misioneros europeos a Kimpa Vita, la gran profetisa del Kongo. Si los escritos sobre ella son tan numerosos, “es porque preocupó mucho a los colonos portugueses ya la Inquisición. Suficiente, incluso, para que queramos matarla”, dice la historiadora Catherine Coquery-Vidrovitch.

Kimpa Vita, de nombre cristiano Doña Beatriz, utiliza la misma arma que sus enemigos: la religión. Un día, cuando apenas tenía 20 años, la joven tuvo una revelación. San Antonio, cristiano venerado por los colonos portugueses, se le aparece en una visión. Como un hermano, es negro. Le ordena encontrar a Pedro IV, el actual rey de Kongo que ha desertado del reino, y traerlo de vuelta a Mbanza Kongo, la capital (llamada São Salvador por los portugueses), para unificar el reino que sufre divisiones internas. . .

En ese momento, el Reino de Kongo cubría un inmenso territorio en África central, que se extendía desde Angola hasta el actual Gabón, pasando por los dos Congos.

Jesucristo no es blanco, sino negro, y la tierra santa es kongo

La rueda gira en el siglo XVII. A medida que las plantaciones de azúcar se hicieron preeminentes en Estados Unidos, “el comercio de esclavos se intensificó drásticamente, convirtiéndose en el comercio de esclavos que conocemos. El africano se transforma en un personaje despreciable a los ojos del hombre blanco, y el negro es percibido como un simple esclavo”, prosigue el historiador.

Los misioneros, “esos brujos” como los llama Kimpa Vita, lucran con el comercio de esclavos en las provincias. Que los fieles de Dios puedan ser también sus opresores parece impensable para la joven. “La verdad es que Jesucristo no es blanco, sino negro. Los padres de la Iglesia son africanos y Kongo es Tierra Santa”, predica entonces en los pueblos.

Autoproclamada “enviada de Dios”, fundó el culto antoinista, que llama a luchar contra la influencia portuguesa. Se le atribuyen varios milagros en las ciudades y su movimiento atrae a miles de fieles, entre ellos la mismísima esposa del rey Pedro IV. Contra el ceremonial, los fetiches o la oración, ella alega la acción y la intención: “El bautismo es inútil, Dios se queda sólo con la intención”. El poder de su aura erosiona enormemente los objetivos de los misioneros portugueses y capuchinos.

Ante la esclavitud, el orgullo de ser negro

“Los blancos nacieron de esteatita y los negros de una especie de higuera”, dice frente al racismo de los colonizadores. Según ella, las palabras de San Antonio pueden devolver la vida a las raíces de esta higuera. Como los inicios de la negritud, aboga por el orgullo de ser negro y el retorno a la cultura y los valores tradicionales. Kimpa Vita desea la emancipación del pueblo de Kongo.

El peligro es aún mayor para los colonos. Los fieles de Kimpa Vita, deseosos de adquirir su independencia, también se entrenan en el arte de la guerra de guerrillas. Ante el poder del movimiento, el rey Pedro IV decide aliarse con los europeos, contra la profetisa.

Sus compañeros de armas son arrestados y Kimpa Vita es encontrada en un país amamantando a un bebé. Un favor para sus detractores, que lo aprovechan para romper el mito de la Santísima Virgen que ella había forjado.

Quemado vivo en la hoguera

Juzgada como hereje y enemiga del rey, fue quemada en la hoguera el 4 de julio de 1706 por los capuchinos. Fue quemada viva a la edad de 24 años, en la localidad de Evolulu, cerca de Mbanza Kongo, con su compañero Barro y su bebé. Algunos vieron una estrella titilante en el lugar de su ejecución. Los europeos incluso la apodaron “la Juana de Arco del Kongo”, ante este destino tan místico como desastroso.

Kimpa Vita inspiró varios movimientos nacionalistas en el país y más allá de las fronteras de Kongo. Tras su muerte, el movimiento antoinista sufrió una verdadera represión y sus seguidores fueron reducidos a la esclavitud. Como semillas sembradas por los sombríos vientos de la deportación a América, esparcen la fe emancipadora que porta quien fue esperanza e inspiración para todo un continente.

Los negros llegaron antes que Colon

Los negros llegaron antes que Colon

La civilización más antigua conocida en las Américas fue la Olmeca, era de origen negra y floreció durante un período de 5000 años. Esta civilización existió en América antes de la llegada de los...

Los wolof:  Origen y Historia

Los wolof: Origen y Historia

Los wólof son un pueblo que se encuentra en Senegal, Gambia y Mauritania. En Senegal, los wólof son un grupo étnico que abarca en torno al 43.3% de la población. El grupo posee una lengua propia,...

El imperio de Djolof

El imperio de Djolof

El Djolof (o Jolof) fue un imperio situado en la actual Sénégal que según la tradición fue fundado por Ndiadiane Ndiaye, primer burba (buur-ba = rey) djolof. Fue elegido líder de lo que se...

El reino de Waalo

El reino de Waalo

El Rey de Waalo llevaba el título de Brak. Este reino experimentó muchas guerras entre las diferentes dinastías que querían gobernar el reino. Tres dinastías competían por el poder: los Loggar de...