El 22 de enero de 1879, la todopoderosa Inglaterra victoriana sufrió al pie de una montaña en Sudáfrica una de las derrotas militares más completas y humillantes de su historia. En Isandlwana, fue derrotado  un Reino Unido, confiada en su fuerza y superioridad, por guerreros zulu armados principalmente con lanzas y escudos de piel de animales.

El Reino Zulú consiguió una grande victoria contra el ejército británico, en lo que todavía se considera la pérdida más devastadora de los imperios británico en África hasta la fecha.

Después de que el rey Cetshwayo y sus defensores defendieron sus tierras, Natal, del Imperio británico, los británicos exigieron que el rey y sus soldados zulúes se rindieran y se sometieran a un juicio,

El reino zulú se negó a obedecer las reglas coloniales y, como resultado, los ejércitos británicos planearon un ataque a Zululand, pasando Rourke Drift hacia la base del rey Zulu.

 En la mañana de lo que se conoció como la batalla de la Montaña Isandlwana, 24 000 guerreros zulúes atacaron a 1 700 soldados británicos, dejando solo 60 sobrevivientes .

La lucha continuó. Meses después, el príncipe francés Imperal y pariente de Napoleón Bonaparte, fue asesinado en una emboscada de tropas británicas cerca de Ulundi.

Después de su derrota inicial, los británicos planearon otro ataque, esta vez al amanecer. Los ejércitos británicos habían planeado compensar el hecho de tener menos hombres que Cetswayo al dominarlo, utilizando armas más avanzadas tecnológicamente.

Los zulúes que conocían la tierra mejor que los europeos y estaban familiarizados con sus picos y valles, superaron a los británicos que no podían localizar a los zulúes hasta más tarde esa mañana.

Pero el rey tenía un ejército de 24 000 zulúes armados solo con lanzas y armas anticuadas. La batalla duró hasta el día siguiente y los británicos fueron derrotados. Un total de 1329 soldados británicos murieron y solo 55 sobrevivieron. 3000 guerreros zulúes fueron asesinados.

 Aunque la batalla fue ganada, el Reino Zulú finalmente perdió la guerra y el Imperio británico conquistó el sur de África, dejando a su paso la muerte, la destrucción y la desilusión.

Los británicos obtuvieron refuerzos de Londres y derrotaron a los zulúes, y luego capturaron a su rey.