Nuevas técnicas de ADN ayudan a los científicos a encontrar los orígenes de africanos esclavizados

580

Gracias a los avances en tecnología genética, los científicos utilizan el ADN de restos humanos enterrados durante mucho tiempo para rastrear los orígenes de los esclavos africanos traídos al Nuevo Mundo.

En 1985, el genetista Svante Pääbo anunció que había secuenciado el ADN de una momia egipcia, haciendo el primer reclamo relacionado con el material genético de un humano antiguo. Pero después de que Pääbo se dio cuenta de que sus resultados probablemente fueron el resultado de la contaminación por el ADN moderno, posiblemente el suyo, él y otros genetistas recurrieron cada vez más a antiguos restos humanos encontrados en climas más fríos, ya que el calor y la humedad aceleran la descomposición del ADN.

Para tomar solo un ejemplo, en 2012 los biólogos pudieron trazar un mapa del genoma completo de Otzi, el “hombre de hielo” de 500 años de edad encontrado congelado en los Alpes. De hecho, los restos de Otzi están tan bien conservados que los científicos incluso pueden analizar el ADN de una bacteria estomacal común que se encuentra en sus entrañas.

Sin embargo, a medida que avanza la tecnología del ADN, los investigadores genéticos han podido ganar terreno en climas más cálidos. El otoño pasado, los científicos publicaron el primer genoma antiguo de África, extraído de un esqueleto de 4.500 años en Etiopía. Al mismo tiempo, otro equipo de investigadores entrenó sus esfuerzos en el uso del ADN de esclavos africanos que se encuentran enterrados en el Caribe y en otros lugares para remontar sus orígenes a África.

En 2010, los arqueólogos excavaron el sitio de un cementerio del siglo XVII en la isla caribeña de San Martín, en un área que fue colonizada por los Países Bajos. En los cráneos de dos hombres y una mujer, que tenían entre 25 y 40 años cuando murieron a fines del siglo XVII, los científicos encontraron dientes en fila. La presentación de dientes fue una práctica común en el África subsahariana, sugiriendo que estos individuos eran esclavos traídos para trabajar en las plantaciones de azúcar de la isla.

Hace solo cinco años, no habría sido realista pensar que los restos humanos de 400 años de edad, enterrados en el clima cálido y húmedo del Caribe, arrojaron información importante. Pero un nuevo procedimiento, conocido como captura de todo el genoma, hace posible que los investigadores puedan secuenciar incluso material genético degradado. Desarrollada en la Universidad de Stanford, la técnica concentra genes degradados para que los científicos puedan obtener suficiente material para secuenciar.

Como se informó en un número reciente de la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América, el antropólogo biológico Hannes Schroeder de la Universidad de Copenhague y sus colegas compararon el ADN que analizaron de los individuos encontrados en el cementerio  St. Martin  con una base de datos de material de los africanos de hoy en día.

Descubrieron que los tres provenían de diferentes partes de África: uno de los hombres probablemente provenía de lo que hoy es el norte de Camerún, mientras que el otro hombre y la mujer pueden haber venido de Ghana o Nigeria. Como la base de datos de ADN para los africanos modernos es actualmente mucho más limitada que la que existe para los europeos, los científicos no pudieron reducir los orígenes más específicamente. Llegaron a la conclusión de que los tres africanos podrían haber viajado en el mismo barco de esclavos, y que representaban una mezcla de etnias y hablaban diferentes idiomas.

Schroeder y su equipo también están investigando restos humanos encontrados en Santa Elena, una colonia británica en el Océano Atlántico meridional, frente a la costa de África. (La isla es más famosa por ser el lugar donde Napoleón murió en el exilio en 1821 después de su aplastante derrota en la Batalla de Waterloo). En el siglo XIX, los barcos de la Royal Navy británica patrullaban la costa africana para interceptar a los esclavistas, y entre 1840 y En 1872, llevaron más de 26,000 esclavos encontrados a bordo de los barcos a Santa Elena.

Unos 5.000 a 8.000 de los esclavos recién liberados murieron durante el transcurso de su terrible experiencia y fueron enterrados en la isla. Recientemente, los trabajadores que construyeron un nuevo aeropuerto encontraron unas 128 tumbas, que contenían los restos de 325 individuos. Los investigadores han podido extraer ADN de 20 personas (17 hombres y tres mujeres) y encontraron que todos menos dos de ellos eran hablantes de bantú que probablemente se originaron en África Central Occidental, pero que no todos provenían de los mismos grupos.

Un tercer enfoque del trabajo de los investigadores es El Chorro de Maita, un cementerio en el sureste de Cuba que data de principios del siglo XVI. Los arqueólogos encontraron 133 personas en 108 tumbas en el sitio, que lleva el nombre de un manantial cercano. Es el único cementerio en Cuba que se sabe que contiene los restos de los nativos taínos, mientras que el análisis de isótopos también ha revelado la presencia de individuos de África occidental y Mesoamérica. Los últimos restos, que pueden provenir de las poblaciones mayas en la península de Yucatán, proporcionan evidencia adicional de un comercio de esclavos dirigido por Europa que involucra a nativos de Mesoamérica y África.

Aunque el equipo de Schroeder ha intentado extraer ADN de 10 muestras tomadas del cementerio cubano, hasta el momento no ha tenido mucho éxito en rastrear sus orígenes. Al final, como en el caso de St. Martin y St. Helena, se necesita más información, específicamente más muestras genéticas.

Con suerte, el avance de la tecnología de ADN finalmente proporcionará dichos datos, lo que permitirá a los científicos descubrir más a fondo los misterios que rodean los orígenes de los pueblos esclavizados del Nuevo Mundo. Como Schroeder le dijo a National Geographic: “En un futuro no muy lejano, esperamos poder decir más”.

Fuentes: history.com