El origen negro africano de Fenicia

Fenicia fue llamada así por el ave Fénix que se denomina bnw en Egipcio. La raíz bn que forma esta palabra se transpone en nb, estructura consonántica del término Nuba. Es la misma forma con bn.t que significa “el arpa”, el ngoni de la región Mandinga, el ngombi de la zona Bantú.

El ave Fénix, según Herodoto, es un pájaro que emprende su vuelo en Etiopía y visita el templo del Sol en Heliópolis cada 500 años (II, 72). La frase “-banda” en Ciluba, que la encontramos con “ci.banda” tiene el significado de “subir”, “elevarse”, “levantarse” (por ejemplo ci.bàndilu: “escalera”, “escala”; Mbanda “escalador”; mubàndu “subir”, “acción de subir”, “oriente”)

El verbo “doblar” del germánico binda “unir” que los franceses tradujeron por “tener una erección”, “estirar algo” tiene su origen en el Bantú banda: kikongo: binda “trenzar”, “cruzar” bindana “estar ligado “bindula” aflojar “,” abierto “, bundakasa” unir “,” ligar “,” añadir “; bundakana “ser unido”,” unirse “bundana” reunirse “,” comunicar “. Todos estos verbos bantúes describen el concepto de la unión que encontramos con la institución de la Sm ȝ Twy y también en el origen del germánico Bund “la federación”, “el Estado federal.”

Este manual permite establecer con certeza el nombre histórico de Fenicia que fue Ci.banda “el bajo nivel”, “el valle” (ciluba) bajo el modelo del valle del Nilo; relación que atestigua la historia de Cadmo. En efecto, Fenicia traducido literalmente bn.t., en la que la /ph/ se convierte en /b/, el fonema /ni/ esta incluído en la /n/ y la /t/ conforme al sufijo de /ci-/ bantú /, que nos lleva a leer: “Ci.Phéni” o Fenicia.

 La geografía de Fenicia, valle agrícola atravesado por arroyos, permite esta relación. Kpny o Kepeny (Ci.Phéni?) es el nombre “egipcio” de Biblos, ciudad fenicia de primer plano (Obenga 1990), nuestra correspondencia se establece con certeza si se considera que la /c/ y la  /k/ de categoría son intercambiables en las lenguas bantúes, que de hecho es el caso,  ya que el /ci-/ del ci.lùba se convierte en el /ki/ de ki.kongo. Por lo tanto, Ci.banda se convierte en Ki.banda, y Ci.Pheni o Ci.beni lo hace en Ki.Pheni o Ki.beni.

Kibéni significa “libre” en kikongo, un término que vinculamos con Maât. Ki.banda significa “la forja”, “el taller”, “el hogar”, “el albergue”, “el refugio”, “el alojamiento “en swahili, esta relación nos aclara el significado de refugio, atribuido en toda su antigüedad a Kemet, del cual Fenicia parece haber sido una réplica. Según la tradición bíblica, fueron los fenicios (Melquisedec), quienes dieron la bienvenida a la caravana del personaje de Abraham, y es a partir de esta región que luego pasó al continente negro. Y por Marie-Armand Avezac sabemos que este continente fue denominado Képhénie (Ki.Phéni) en la antigüedad.

El archivador francés escribe: “Las tradiciones más antiguas no siempre son las que relataban los escritores de los primeros siglos, algunas veces sólo se han conservado por los eruditos  de tiempos anteriores, usuarios de fuentes históricas que no han sobrevivido al vandalismo o al olvido de siglos de barbarie. Es así como Etienne de Bizancio nos ha transmitido, después de Alexander Polyhistor, un catálogo de los nombres que había llevado la  pluralidad de África, a su vez llamada Olimpia, Oceanía, Eskhatie, Koryphe, Hesperia, Ortigia, Ammonide, Etiopía Cirene, Ophiuse, Libia, Kephénie, Aerie. De todos estos nombres, algunos no han tenido nunca una aplicación especial y limitada, como Cirene, Ammonide, Etiopía, Aerie, otros son apelativos y a veces designan una situación relativa, como Oceanía o playa del Océano, Eskhatie o extremo del mundo, Hesperia o región de la creación; en ocasiones algún rasgo físico, como Koryphe o tierra alta, Ophiuse o patria de las serpientes.. Quizás también se debería incluir en la misma clase a Kephénie, Ortigia, y más dudosamente Olimpia, que parece reivindicar la mitología griega. El nombre de Libia fue sólo utilizado por los griegos en todo el amplio sentido de lo que los romanos atribuían al nombre de África “(D’Avezac 1844).

Esta declaración del autor francés demuestra fuera de toda duda que el continente negro se consideraba como la Tierra del Ave Fénix y que Fenicia es el nombre que los pueblos etíopes habían llevado a esta provincia vecina del Delta en el momento de establecerse. Los diferentes nombres citados por Avezac, incluyendo Olimpia como veremos, son nombres que designan el Continente etíope. Koryphe y Ophiuse en particular los presentaban como la tierra del Conocimiento. Ophiuse se refiere a la serpiente, el símbolo de la iniciación (Ofión es el nombre de la Serpiente en la tradición Pelasgiana) y Koryphe, proviene de Kora que es también una alusión a la iniciación y el Conocimiento.

Se comprende entonces el por qué todos los sabios de la Antigüedad hicieron el viaje del valle del Nilo. Grecia, en particular, demuestra haber sido completamente alimentada de la ciencia de los profetas del valle del Nilo. La primera dinastía conocida de la Grecia continental fue fundada por Cadmo el Cananeo. Fueron los cananeos (Fenicios) los que introdujeron el alfabeto a Grecia y fundaron el primer centro cultural de esta región, a saber, el Oráculo de Dodona. Herodoto señala a este respecto que: “Dos palomas negras volaron desde Tebas de Egipto, una de ellas se fué a Libia y la otra en la tierra de los Dodonienses; posada en un árbol de roble, ésta habría dicho con voz humana que establecimos en aquel lugar un oráculo de Zeus (II, 54-55), lo que sugiere que las palomas negras eran una alusión directa al origen de los fundadores de este oráculo. La paloma negra es una imagen de Isis (ȝ S.T) la nubia. La palabra “paloma” del bantú ki.umbio significa el lugar de la iniciación.

Crécops, Egiptos, Danaos, todos “Egipcios” son conocidos por haber introducido la agricultura, arboricultura (cultivo del olivo), la metalurgia y el matrimonio en las costumbres de Grecia. Danaos tenía una esposa llamada Ethiopis y una hija llamada Celeno, es decir, “negro”. Erecteo, que se describe como “egipcio” él también, fue el hombre que creó la unidad de Attica. La diosa Diana de Attica fue una etíope. Herodoto llamó Bastet Diane (II, 54) “Madre del Sol” (Dies-Nina = Diana, Nadine), es decir, Isis (ȝ S.T).

Originalmente, las islas Samothraces, Lemnos y Lesbos fueron llamados Etiopía. Pelops, rey fundador de los Juegos Olímpicos, tras el cual fue nombrada la península (Peloponeso), era Etíope; la etimología de su nombre lo indica, pelon significa negro y cara. Pelops significa literalmente cara negra. “Egipto, recordó Cheikh Anta Diop, (habría) sido la maestra casi exclusiva de Grecia en todo momento, en el camino hacia la civilización.”

 La historia mítica de Cadmos describe la migración de poblaciones Etíopes desde el valle del Nilo (Ci.banda) para establecerse en la tierra de Canaán (Ci.banda) y más tarde en el territorio que se convertiría en Grecia, establecimiento que unió el origen de los Pelasgos y el de los Cretenses gobernados por el rey Minos (Mwene). Ci.banda, la trenza de pelo (en ciluba) determinativo utilizado para describir la oscuridad en los jeroglíficos, es también el argumento que permite  cerrar definitivamente el debate sobre el fenotipo de los Fenicios.

Jack Johnson el primer campeón mundial negro de peso pesado.

Jack Johnson el primer campeón mundial negro de peso pesado.

Jack Johnson es un boxeador estadounidense nacido el 31 de marzo de 1878 en Galveston, Texas, y falleció el 10 de junio de 1946 en Raleigh, Carolina del Norte. Apodado “el gigante de Galveston”, fue el primer campeón mundial negro de peso pesado, entre 1908 y 1915.

Nacido en la pobreza extrema, con los padres ex esclavizados, Jack Johnson se embarca en el boxeo para escapar de su condición. En ese momento, los negros podían competir contra oponentes blancos en todas las categorías, excepto en el peso pesado. Johnson rompe este tabú en 1908 y se convierte en campeón del mundo.

Johnson ganó su primer título el 3 de febrero de 1903, superando a “Denver” Ed Martin 20 veces por el Colored Heavyweight Championship. Después desafió al titular del título mundial, James J. Jeffries, pero este último rechazó la pelea. Los boxeadores negros podrían luchar contra los blancos en todas las categorías, excepto el peso pesado, el más prestigioso.

Jack Johnson rompió el tabú al enfrentarse al canadiense Tommy Burns en Sydney el 26 de diciembre de 1908. La pelea duró 14 asaltos, antes de que la policía interviniera para interrumpirla. Los árbitros luego le dieron el título a Johnson por decisión. De hecho, Johnson había castigado a su oponente y le había puesto una técnica de nocaut. En 1909 derrotó a Victor McLaglen, Frank Moran, Tony Ross, Al Kaufman y al campeón de peso mediano Stanley Ketchel.

“Voy a luchar con el único propósito de demostrar que un hombre blanco es mejor que un negro”

En 1910, el ex campeón invicto de peso pesado James J. Jeffries salió de su retiro y anunció: “Voy a luchar con el único propósito de demostrar que un hombre blanco es mejor que un negro”. Jeffries no había luchado durante seis años y tuvo que perder alrededor de 100 libras para ganar peso. Parecía tener el apoyo de todos los estadounidenses blancos y todos los medios de comunicación. Así, Jack London escribió: “Jeffries seguramente ganará porque el hombre blanco tiene 30 siglos de tradiciones detrás de él: todos los esfuerzos supremos, invenciones y conquistas, y, ya sea que lo sepa o no, Bunker Hill y las Thermopylae y Hastings y Azincourt. “

La pelea tuvo lugar el 4 de julio de 1910 frente a 22,000 espectadores en un anillo preparado para la ocasión en Reno, Nevada. Uno podría escuchar en el pasillo la canción “All Coons Look Alike to Me”, uno de los títulos más emblemáticos del tipo de canción musical de Coon caracterizada por su presentación racista de estadounidenses negros. Los promotores de la lucha incitaron incluso al público totalmente blanco a cantar “¡Maten al negro!” antes y durante la pelea. Jeffries fue dos veces al suelo en las primeras 15 rondas de esta pelea, algo que nunca le había sucedido en su carrera. Su equipo lo obligó a abandonar.

La victoria de Johnson le valió $ 60,000 y silenció a los críticos por su título contra Burns. Muchos especialistas abiertamente racistas no admitieron que un boxeador negro fuera un campeón mundial de peso pesado y consideraba que el partido Burns-Johnson era insignificante. Para ellos, Jeffries era el campeón invicto.

Ola de ataques racistas contra los negros

El anuncio de esta victoria estuvo marcado por ataques racistas de blancos contra negros en los Estados Unidos, principalmente en Illinois, Missouri, Ohio, Pensilvania, Colorado, Texas, Nueva York y Washington. Decenas de personas mueren.

El poeta negro William Waring Cuney publicó un poema para marcar estos eventos: Mi Señor, ¡Qué Mañana! Algunos estados de Estados Unidos prohibieron la transmisión del partido y prohibieron las reuniones de Johnson contra los boxeadores blancos. En 2005, la película de este partido histórico se colocó en la lista del Registro Nacional de Cine.

Condenado por casarse con una mujer blanca.

En 1913, Johnson fue condenado por llevar a su novia blanca a través de los límites estatales. Fue declarado culpable bajo la Ley Mann, una ley que estaba destinada a prevenir el tráfico de personas y proteger a las mujeres contra la prostitución, pero sus críticos dicen que la ley se usó en juicios de afroamericanos por motivos raciales y para castigar a los disidentes políticos.

Los abogados del Departamento de Justicia en ese momento argumentaron que la relación de Johnson con una mujer blanca era un “crimen contra la naturaleza”. Tomó menos de dos horas para que un jurado compuesto de blancos condenara a la leyenda del boxeo, desbaratando su carrera y arruinando su reputación.


Haywood le contó a CNN una historia que se transmitió a través de su familia a lo largo de los años. Después de que Johnson descubrió que iba a la cárcel, fue a la casa de su hermana y se sentó a la mesa de la cocina, donde rompió a llorar.

“Tenía dinero, e incluso con su dinero, no podía detenerlo”, dijo Haywood. “Un hombre rico, famoso y poderoso, roto en lágrimas así porque iba a la cárcel, simplemente porque amaba y se casó fuera de su raza”.

Johnson huyó a Europa mientras estaba libre por apelación y pasaría años luchando en el extranjero. Perdió su título en una pelea en La Habana, Cuba, en 1915.

En 1920, Johnson se entregó a las autoridades de los Estados Unidos en la frontera con México y cumplió 10 meses de prisión.
Se divorció en 1924 y murió en un accidente de tráfico en 1946. Fue enterrado en el cementerio de Graceland en Chicago.

Rehabilitado por título póstumo

El presidente Donald Trump concedió un perdón póstumo al boxeador Jack Johnson por consejo del actor Sylvester Stallone.

“Hoy he otorgado una clemencia, un perdón completo, a título póstumo, a John Arthur ‘Jack’ Johnson … El primer campeón de peso pesado afroamericano del mundo, un gran luchador. Tuvo una vida dura. Hemos hecho algo muy importante, porque corregimos un error”, dijo Trump. “Jack Johnson no fue tratado de manera justa, y lo hemos corregido, y me siento muy honrado de haberlo hecho”.